Profunda tristeza en la despedida a Guillermo Moro quien falleció por covid-19

A las 18.45 del sábado, despidieron en las puertas del Hospital Municipal a Guillermo Moro, quien esa madrugada falleció luego de haber contraído covid-19 y permanecer casi 22 días en asistencia respiratoria mecánica.

Sus hijas, familiares, amigos, compañeros de trabajo, se hicieron presentes en la puerta principal para despedirlo. Un silencio que dolía, como dolió su pérdida, que solo fue interrumpido por un llanto, el ruido de las sirenas de las ambulancias de SAME y aplausos interminables.

Velas blancas, flores en las manos de los presentes y una foto que recorrió las redes sociales que se llenaron de mensajes de dolor y reconocimiento por su trabajo comprometido y por su calidad humana.


El Dr. Neme, director del hospital, expresó ante los presentes «Lo vamos a extrañar todos los días, querer siempre y recordar para toda la vida. Despido a un amigo con quien compartí muchísimos años, todos los días. El alma mater del servicio, por su compromiso. Nunca lo vi de vacaciones, nunca faltó. Una vida de sacrificio dedicada al trabajo». Mirando al cielo, dijo «no pudimos salvarte, perdoná hermano». La foto de Guillermo Moro, fue colocada en uno de los escalones y rodeada de velas que acercaron sus compañeros. Al pie de la misma, sus hijas y familiares.

El Secretario de Salud, José Caprara señaló «Es muy difícil hablar, muy difícil este momento, mucho dolor. Tenía la camiseta puesta del Hospital» destacando la calidad de persona tanto en lo profesional como en su vida en general. «Lo llamaba para preguntarle por el, cómo estaba, nunca hablaba de el. Siempre hablaba de la gente, de sus compañeros y de atender a la gente en la pandemia. Nunca se va a dejar de hacer una tomografía, decía. Lamentablemente contrajo el virus, pero tenía mucha fe. El quería salir, pensábamos y esperábamos todos que iba a salir. Me decía, esperame que ya me vas a tener por ahí».

«Era un ejemplo, sigamos el ejemplo que nos deja porque lo que nos tiene que quedar es todo lo bueno que dejó, lo que el representa nos tiene que servir y poder hacer de esto un mundo mejor, como el, sin broncas ni odio». Los invitó a rezar y con el ruido de las sirenas y un aplauso sostenido lo despidieron.

La foto de Guillermo Moro que alcanzaron sus compañeras fue colgada en una de las columnas del Hospital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *