Kicillof: “Me tienen podrido con que soltamos presos”

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, encabezó este viernes la tercera etapa del Plan de Infraestructura Penitenciaria, con la que se completarán 12 mil nuevas plazas en cárceles y alcaidías bonaerenses, con un discurso en el que se metió de lleno en el debate sobre la seguridad con énfasis en el conurbano, en línea a lo planteado por Cristina Kirchner durante el acto de la semana pasada en La Plata, cuando dijo que era “una deuda pendiente” de la democracia y que había que poner el tema en debate de manera seria.

Este viernes, ante intendentes del conurbano, funcionarios del Servicio Penitenciario y el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la provincia, el gobernador sostuvo: “Cuando Cristina dijo ‘hablemos en serio de seguridad’, tiene que ver son estas cosas: construir plazas nuevas, invertir y planificar en serio. No como hace la derecha”.

“Nos referimos a contar con un Estado que invierte, planifica y construye unidades penitenciarias y alcaidías, terminando también con las condiciones precarias de detención en comisarías”, agregó. Además, puntualizó que la mejora en las condiciones de alojamiento de personas privadas de su libertad contribuye también a la seguridad ciudadana, además de bajar los índices de reincidencia. “Estas medidas tienen un solo objetivo: bajar la reincidencia. Que transiten por su condena y cuando salgan no delincan de nuevo y no vuelvan a la cárcel. No queremos que las cárceles sean universidades del crimen sino que sean lugares con preparación para cuando salgan”, dijo.


Kicillof también habló de las detenciones preventivas y el rol de la justicia detrás de ello para volver a aclarar que el Poder Ejecutivo no tiene potestad en detener o liberar personas. “Me tienen podrido con eso de que soltamos presos. Cansan con esas mentiras, cuando nosotros no tenemos esa potestad”, enfatizó Kicillof, que sí destacó que la obligación del gobierno es “darle alojamiento -a los internos-; esa sí es la obligación. Está bajo la responsabilidad de nuestro servicio penitenciario que es el más grande de Argentina y el tercero de Latinoamérica”.

Por su parte, tras el acto, Alak marcó que “en la provincia teníamos 52 mil internos cuando empezamos y en la historia de la provincia se habían construido 24 mil plazas, esa enorme superpoblación se agudizó en los últimos años cuando la gestión anterior pasaron a tener 32 mil internos a 52 mil, pero se construyeron mil plazas. Uno puede aplicar la política criminal que quiera, pero si uno tiene una política que hace que haya 4 mil internos nuevos por año tiene que construir 4 mil plazas, el gobierno de Vidal construyó mil en cuatro años, es muy bajo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *