“Hola Doctoras”: “Los Probióticos”

La flora intestinal supone una gran cantidad de microorganismos que han evolucionado en armonía con su huésped y mejorado su salud . Estas bacterias intervienen en el desarrollo normal del sistema inmunitario y en la regulación de la respuesta a los patógenos, o sea, las bacterias que nos pueden enfermar; y son esenciales para el restablecimiento y el mantenimiento de la inmunidad de la mucosa, o sea, las defensas naturales. La flora intestinal participa en varios procesos fisiológicos, como la digestión y la motilidad, además en funciones metabólicas del organismo tales como la producción de vitaminas.

Ademas, producen con la digestión de, por ejemplo, alimentos ricos en fibra, sustancias que regulan la apoptosis, una disposición de las celulas que es importante para controlar la inflamación y evitar la aparición del cáncer .

Hay evidencias disponibles que demuestran que la flora intestinal protege al hombre de enfermedades como el asma, la alergia y las enteropatías inflamatorias crónicas.

 

 

Por eso, los cambios en la flora bacteriana serían los responsables de la mayor incidencia de trastornos inmunitarios tales como la alergia y la atopia. Los alimentos probióticos son alimentos con microorganismos vivos adicionados que permanecen activos en el intestino en cantidad suficiente como para alterar la microbiota intestinal del huésped, tanto por implantación como por colonización. Pueden tener efectos beneficiosos cuando son ingeridos en cantidades suficientes.1 En el año 2002, la Organización Mundial de la Salud (OMS) definió los probióticos como «Microorganismos vivos que, cuando son suministrados en cantidades adecuadas, promueven beneficios en la salud del organismo.2 Contienen esta clase de microorganismos y, por tanto, son alimentos probióticos, los yogures frescos.




Los probióticos afectan de manera beneficiosa al huésped al mejorar las propiedades de la microflora propia. Los probióticos también son importantes para la maduración de la inmunidad humoral en la primera infancia . Son útiles para tratar y prevenir la diarrea infecciosa aguda de lactantes y niños .

Los japoneses introdujeron el término “alimentos funcionales”, y en Europa se está usando el de “alimentos nuevos o novedosos”. Indica que ciertos componentes podrían contribuir a reducir la presión arterial o los niveles de colesterol mediante el uso de fitoesteroles.

El desarrollo de una nueva tecnología para valorar el efecto que las distintas cepas de probióticos ejercen, solas o combinadas, sobre la modificación de la flora intestinal, y el papel que estos cambios desempeñan en el control de la inflamación intestinal, permite predecir que los probióticos intervendrán un día de forma definitiva en el tratamiento de las enfermedades gastrointestinales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *