De Marzi sobre los resultados de la planta de ABSA: “Si se amplía la capacidad de la planta, esos índices podrían bajar»

Mauricio De Marzi, bioquímico, investigador del Conicet, comprometido por la situación del agua para consumo humano, fue consultado sobre los recientes anuncios de los resultados que se obtuvieron de pruebas que se realizaron en distintos domicilios de nuestra ciudad.

Se tomaron 25 muestras luego de la inauguración de la planta de Osmosis inversa de ABSA, por parte de especialistas de la Universidad Nacional de Luján y canalizada por la Dirección de Calidad Alimentaria, Zoonosis y Medio Ambiente de la Municipalidad.  De acuerdo a lo que se pudo averiguar, los resultados no fueron los esperados.

Consultado sobre ésta situación, De Marzi, expresó “La verdad es que no vi los resultados, ni el nivel de arsénico que está presentando hoy el agua. Lo que si puedo decir que es lo mismo que veníamos diciendo desde un principio, es que la capacidad que tiene la planta, si uno hace un cálculo rápido, de procesamiento en cuanto a litros horas, no es de toda el agua, ni de la mitad del agua que se distribuye en Chivilcoy. Esa agua procesada iba a ser mezclada con agua no procesada. Con los volúmenes de consumo, calculábamos que debía mejorar la calidad pero que no iba a llegar a cumplir con los niveles exigidos por la Organización Mundial de la Salud”.

“La realidad es que acá hay un nivel de arsénico que está aproximadamente en 0,05. El agua que sale de una planta de osmosis inversa no tiene que tener nada de arsénico, nitrato ni ningún mineral que sea necesario para la salud, tiene que salir sin nada, el tema es el volumen con el que se mezcla el agua procesada y de la otra sin tratar. Dependiendo de eso vas a bajar en una mayor o menor magnitud, la cantidad de minerales que se envía a los hogares. Desconozco los resultados que se están dando ahora comparativamente con lo que daba antes. Los cálculos que hacíamos eran que no eran suficientes para que el agua sea apta para consumo humano. En provincia se quieren regir por una ley, pero que no puede estar una ley provincial por encima de las leyes nacionales ni por los tratados internacionales”.

“La OMS se rige por el 0,01% y la provincial del 0,05% por eso lo que decimos es que debemos regirnos por la ley nacional y los tratados y la OMS y el Código Alimentario Argentino. Uno entendía que la obra mejora y de ahí en adelante seguir mejorando y empezar a cumplir. La Planta de Osmosis Inversa sería la solución si tuviera la capacidad suficiente, pero no es lo que sucede y eso es una cuestión de tamaño por la capacidad de procesamiento”.

“Si se amplía la capacidad de la planta esos índices podrían bajar. Se puede ampliar la que está porque por lo general son modulares. Otra cosa que planteamos en su momento sobre la planta de osmosis es cómo remineralizas el agua porque hay que ver bien como lo haces para hacer una mezcla acorde por los valores permitido que tenga los minerales que si son necesarios. Desconozco cómo se hace hoy la mezcla y proporciones”.

“Las obras son y dependen de ABSA. La planta sirve, pero no es el único proceso que se debe hacer. La planta que hay hoy es un paso adelante pero no es suficiente. Hay que aumentar la capacidad y ver las proporciones de la mezcla y si hay que aditivar el agua con algún mineral en particular como lo hacen muchas de las empresas que venden agua envasada”

“En Chivilcoy también lo que se hacía era sacar de circulación los pozos con mucho arsénico por un tiempo. No sé del manejo interno de ABSA y los niveles, pero si, era previsible que el agua a pesar de la planta no cumpla con los parámetros por la capacidad pero estoy ansioso por ver los resultados. Debería haber una mejora al menos desde la teoría, si no la hay, habría que ver cómo se están haciendo las cosas” finalizó De Marzi.

Share this...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *