Violencia si, violencia no

 

Estuvimos viendo en las últimas horas como un gran numero de políticos, personas de diferentes organizaciones e incluso allegados nuestros, justificaban la violencia que vimos fuera del congreso nacional y en diferentes puntos de la ciudad de Buenos Aires.




Al grito de “pobres los abuelos” se quiere justificar la violencia organizada, el desmadre, la destrucción de la propiedad pública y privada. Vimos diputados pidiendo por un muerto, obviamente diciendo “no queremos muertos”, amenazando con que se produjera la situación y de producirse se descontrolara más. Todo esto es lamentable, pero más lamentable es que una parte de la sociedad se levante a justificar la violencia. No existe nada que justifique este grado de violencia, en una Argentina que no es la que fue en otro momento de la historia. Y es la historia la que nos enseña que los desmadres como los que vimos ayer, de esos violentos que no pudieron y no podrán, lo único que logran es mas miseria, que los golpes no solucionaron, en el fondo, absolutamente nada.

 

Estoy apesadrumbado e indignado. No queremos mas esta política de los violentos, de las amenazas y de las patotas, de las piedras y los palos, las bombas molotov, etc. Queremos una Argentina en paz, del trabajo, que recompense a los que hacen mayor esfuerzo, que no dibuje la inflación ni todos los problemas sociales que existen. Y que poco a poco vaya incluyendo, pero de verdad y no dándole dos pesos, a los Argentinos.

 

Violencia no. Esa es la respuesta que tenemos que darle a los violentos. Espero que aquellos que son parte de nuestra sociedad entiendan que la violencia no es la solución.

Ivan Sallen

Un comentario sobre “Violencia si, violencia no

  • el diciembre 19, 2017 a las 8:56 pm
    Permalink

    Qué triste que siempre se repita lo mismo: los empresarios, diputados, financieros, etc., deciden el destino de una sociedad y lavan la cabeza a los y las ciudadanos/as para que en sus cabezas tengan una pseudo-ideología, transformando el pueblo en miseria y odio; soldados contra soldados, kirschneristas contra macristas, policías contra manifestante y viceversa. Al pueblo le falta unión, autonomía, sino el destino de la humanidad va a seguir siendo el mismo: la polarización, la destrucción, la miseria.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *