Estás leyendo

Una joven fue degollada y su cadáver hallado en un basural

Asesinato

 

 

La víctima, identificada como Ludmila Bazan, fue hallada por un hombre que se encontraba paseando galgos. Había salido de su casa el domingo por la noche y la familia realizó la denuncia por su desaparición ayer por la tarde.

 

El cuerpo estaba en el medio de la basura, al costado de un camino vecinal entre Junín y Agustín Roca. La victima, identificada como Ludmila Bazan, había sido vista por última vez por su familia el domingo por la noche, y ayer, casi al mismo tiempo que un hombre que paseaba sus perros galgos la encontraba, realizaban la denuncia por su desaparición en la Comisaría Segunda. Presentaba varios cortes en su cuerpo, uno de ellos a la altura del cuello.

Mientras la tormenta, que nunca llegó, se erguía amenazante sobre la ciudad ayer a media tarde, un hombre que paseaba a sus galgos por un camino lateral que da a la Ruta Nacional 188 y que pasa por detrás del Parque Industrial, vio algo entre la basura acumulada a un costado, al acercarse notó que se trataba del cuerpo de una mujer.

El lugar, ubicado entre Junín y Agustín Roca, se convirtió (como muchos otros puntos similares) en un basural clandestino. Allí las bolsas de nylon blancas que dan en los supermercados, se amontonan llenas de basura.

El cuerpo de la joven de 23 años estaba varios metros dentro del lugar, alejado del camino y cercano a un monte nutrido de especie arbóreas.

En forma coincidente, cuando la policía llegaba al lugar, la familia de la joven realizaba la denuncia en Comisaría Segunda. Según ellos la joven había salido el domingo por la noche en una moto, de 110 cc, y no la habían vuelto a ver.

Según fuentes confiables la joven ejercería la prostitución y por ello una de las hipótesis está direccionada en ese sentido. Aunque también se señaló que no se descarta nada, por el momento esa es la pista más firme que se tiene.

El lugar del hallazgo

Mientras un grupo de policías cortaba con cintas perimetrales el camino, el fiscal Sergio Terrón llegaba al lugar para empezar a desandar la investigación. Ya estaban en el lugar los efectivos de Policía Científica, aunque se esperó hasta la llegada de los peritos del Instituto de Investigación Criminal Junín, encabezados por la doctora Mirta Mollo para retirar el cuerpo del lugar.

Efectivos del CPC, de Comisaría Segunda y del Grupo GAD realizaron rastrillajes por la zona cercana al crimen. Buscaban la moto con la que la joven se fue de su casa y un teléfono celular. Hasta el cierre de esta edición ninguno de los dos elementos fue encontrado, lo mismo pasó con el arma homicida.

Sin pistas

El cuerpo de la joven victima fue retirado del lugar minutos después de las 20, cuando el sol se ocultaba detrás de los altos cardos de un campo cercano. Del otro lado, cerca de la escena del crimen, la soja le daba uniformidad al paisaje campestre.

Un móvil del cuerpo de Bomberos llegó al lugar para dar luz para que los peritos puedan seguir haciendo su trabajo de recolección de muestras. Al cierre de esta edición la víctima estaba siendo sometida a la operación forense para determinar con certeza los motivos de la muerte.

 

Se trata de una joven de 23 años. La policía trabajó en el lugar y es poca la información obtenida, pero la muerte se habría producido por degollamiento y encontraron en el cuerpo mas de 20 puñaladas. Se encuentra desaparecida la moto y el celular de la joven, y una de las pistas habla sobre un hombre “que para caminar usa aparatos en las piernas” y que en los últimos tiempos “la molestaba”. Por otro lado, la policía de la DDi se hizo presente en un domicilio de calle Feliz de Azara al 1100 donde vive una amiga muy confidente de Ludmila, y llamó a atención que no se haya acercado a la familia a darles el pésame. Ludmila era mamá de una nena de 7 años. En la causa trabaja el fiscal Sergio Terron.

 

 

Articulos relacionados

Dejar un comentario