Estás leyendo

Todo es lo mismo o hay muchas contradicciones

Person holding pen, close-up of hand and object, (B&W)

 

No puede ser todo lo mismo, ni podemos ser todos los mismos y ese es el gran debate. Entonces me parece más democrático invitarnos a reflexionar entre todos, sin imposiciones de nadie.

¿Somos todos, no somos nadie, hay salvedades, hay acaso mitades a media según convenga?
Cuando un médico se equivoca, todos quienes forman parte del mismo hospital, son malos médicos o cómplices?
Cuando un policía es parte de la llamada “Maldita Policía” y tenía un compañero que le voló la cabeza a un pibe en un caso de gatillo fácil, es tan asesino como el que disparó?
Cuando un político o funcionario público se enriquece ilícitamente, quiere decir que todos son corruptos y no se salva ninguno?
Cuando un periodista, escribe una mentira, quiere decir que todos los que trabajan en un medio de comunicación, mienten?
Así podríamos dar miles, de miles de ejemplos. Se me ocurre pensar también, cuanta gente más merecería un listón negro en su foto, cartel de campaña, etc.
Un gobernador, que no puede evitar que se maten 7 personas por día en hechos de inseguridad, no merece un listón negro y el máximo repudio?
Un gobernador al que se le muere la gente de hambre, no merecería lo mismo o más?
Un gobierno al que le reclaman ser atendidos hace meses, años, los pueblos originarios que reclaman derechos, no deberían ser repudiados?
También podríamos dar miles de ejemplos mas.
No es todo lo mismo, no somos todo lo mismo. Nadie es más dueño de la verdad que otro y cada uno tenemos nuestra verdad, que no quiere decir que sea LA verdad.
Puntualmente el caso que hoy se presenta en Chivilcoy, es el que nos invita al debate e intercambio de ideas. Fue Intendente de facto? Claro que si, nadie lo niega.
Hay una contradicción o algo no cierra.
Mientras que Ferro vivía, pudo ver uno de sus sueños concretados que era la Segunda Circunvalación. Quien invita al escenario al Ingeniero Ferro, es el mismísimo Florencio Randazzo a acompañarlo junto a otro ex Intendente, Jorge Juancorena.
Refiriéndose a los dos, Randazzo le dice a Chivilcoy, que lo mejor que le puede pasar a un político es caminar por su ciudad y recibir elogios de los vecinos como les pasa al Ingeniero Ferro y a Juancorena.
Entonces, uno piensa… Eso solo, lo hace distinto.
Si sumamos a esto, que cuando fallece Ferro, Franetovich, quien era Intendente en ese momento, pide que el cortejo fúnebre se detenga en el Palacio Municipal, donde salió todo el personal a despedirlo, no puede ser la misma persona a quien hoy le cruzan una cinta negra o Franetovich no debe estar de acuerdo con la decisión.
Si pensamos también, que durante algunos años, la foto de Ferro, ocupó un lugar en el Salón de los Intendentes, antesala del despacho del Intendente por iniciativa del oficialismo y que luego se trasladó al Museo, hasta que este año, en medio de lo que fue la imposición del nombre de Adelina, donde una persona decidió que era correcto cruzarle una cinta negra, nos lleva a varias reflexiones.
Todos son lo mismo? Ese lugar, casa de Vicente Loveira, donde hoy Ferro tiene una cinta negra cruzada, casualmente, fue adquirida durante la Intendencia de facto del Ingeniero Ferro. Una persona o diez, no importa, decidieron que “se merecía” la cinta negra.
Finalmente, una persona o diez, no coinciden con muchos otros vecinos ni con sus propios referentes políticos.
Por otro lado, pienso… es lo mismo haber sido Intendente en esa época con causas por los delitos más aberrantes a que no tener una sola? ¿No es lo mismo que desaparezca gente en democracia o en dictadura?
No puede ser casual, que apenas conocerse la participación en un partido político del hijo del ex Intendente Ferro , se lo ataque al instante con la figura de su padre. Porque pienso… ¿eso lo descalifica a el? Si así hubiese sido, que el Ingeniero Ferro fuera un asesino serial, convierte a su hijo en lo mismo? Si una persona que es hijo, hermano de un policía, en la misma época que se llamó “Maldita Policía” eso lo descalifica solo por un hecho consanguineidad? Tuvieron años para quitar su cuadro y nadie lo hizo, no puede ser casual, que surja ahora. Por lo menos yo, no me lo creo.
Si una mujer, cuyo abuelo fue primo de un ex Intendente de facto, merece también ser descalificada solo por ese hecho?
No, no todo es lo mismo, no somos todo lo mismo. No podemos saber cuantos han estado de acuerdo en cruzarle una cinta al Ingeniero Ferro, pero lo que si sabemos es que la mayoría de vecinos comunes y de quienes lo conocieron o estudiaron su historia, están mostrando su rechazo, o que algunos que no saben, están preguntando sobre la historia.
Lo que si se sabe también, es que quienes decidieron homenajearlo en vida, reconocerlo cuando vivía, el mismo día de su fallecimiento y posteriormente, no pueden coincidir con ese acto. No puede ser que se hayan olvidado de decir que Ferro fue sacado de su cargo por los propios militares y que además fue electo Concejal en Democracia. Es lo mismo Ferro, que Onganía, Videla, Massera?

 

 

 

 

 

 

 

Este tipo de actos, los juzga la gente. Lo otro es demagogia u oportunismo. No puede decidir una sola persona, sino, caemos en la misma bolsa que juzgamos, alguien decide pensar por todos, alguien entiende que es dueño de LA verdad. Alguien entiende, que decide por el resto.

 

 

 

 

 

 

 

Articulos relacionados

Dejar un comentario