Rojas: Asesinaron a puñaladas a una joven de 18 años. Movilización y pedido de justicia, terminó con un patrullero incendiado y balas de goma.

El principal sospechoso es su ex pareja, que había sido denunciado por violencia de género. Hubo una movilización a la comisaría local. Úrsula tenía 18 años.

Este lunes por la noche del lunes la gente se movilizó a la comisaría local en una marcha que terminó con incidentes.

Úrsula Bahillo, de 18 años asesinada a puñaladas en el paraje rural de Guido Spano. El principal sospechoso es Matías Ezequiel Martínez, de 25 años, miembro de una fuerza de seguridad y ex pareja de la joven.


Martínez había sido denunciado por violencia de género y la Justicia le había impuesto una orden de restricción el 5 de febrero.

Según se supo, el sospechoso, presta servicios en el Destacamento Covico del partido de San Nicolás.

«¡Ella gritó! Pidió desesperadamente ayuda, lo denunció, 18 denuncias hizo y se ¡le rieron en la cara! Ella dijo ‘si un día no vuelvo rompan todo’; ella lo dijo, se veía muerta, que este día iba a llegar porque nunca la cuidaron, él la seguía, la amenazaba, no la dejaba en paz, ¡no podía estar tranquila nunca! ¡La siguió la secuestró y la mató! Era una muerte anunciada…», denunciaron en un posteo de Instagram que lanzó la proclama #JusticiaPorUrsula.

Danna Villalba, autora del texto en reclamo de Justicia, dijo que no sólo Úrsula denunció a Martínez por violencia de género. «También fue Belén quien lo denunció, él la amenazó de muerte le apuntó con su arma delante de sus nenes, pero por suerte Belen está viva. Él violó a una nena con discapacidad, tuvo muchas denuncias de tantas mujeres que sufrieron violencia por parte de el! Las pibas sufrieron quién sabe cuántas cosas, lo denunciaron y esperaban justicia y nunca nada, tanto ellas como Úrsula querían protección, pero se la dieron a él, lo cubren, lo cuidan a él y se ríen junto a él!», siguió.

Amigos y familiares de la joven se convocaron en la Plaza San Martín y todo terminó con balas de goma, corridas y un patrullero prendido fuego.

En medio de la movilización quien habló fue Patricia Nassutti, mamá de Úrsula, y reclamó Justicia: “Hace meses habíamos denunciado el hostigamiento de esta persona hacia mi hija, hasta un fin de semana que fuimos a la comisaria de la mujer y nos mencionaron que no tomaban la denuncia porque era fin de semana”, según detalló el sitio Rojas Ciudad.

“Les pido que se queden hasta que bajen todas las autoridades, para que haya justicia”, suplicó la mujer, y agregó: “Mi esposo rompió todo, se lastimó, por eso estoy sola”.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *