Estás leyendo

Recuerdos del ex Intendente José María Ferro Dellepiane y Carlos Costanzo

11717509_775018439282504_4700561695271306965_o

 

 

Carlos Dellepiane, el jueves, 29 de mayo de 2008, escribe: 

 
A partir de 1983 mi trato con el ingeniero José María Ferro se hizo habitual. Ferro era Presidente del bloque de la Unión Vecinal, por entonces segunda fuerza en nuestro distrito, y yo me desempeñaba como intendente municipal. Mi arribo al municipio había sido con lo justo, de manera, que necesitaba ayuda para llevar adelante la gestión.

 

 

 

Fueron muchos los que me tendieron la mano más allá de su pertenencia partidaria, entre ellos, el Ing. Ferro. Con un agregado, Ferro había estado al frente del Municipio durante trece años, contaba con una experiencia de la que yo, desde luego, carecía. Por ello, sus observaciones y reparos fueron siempre bienvenidos. Recuerdo que cuando le expusimos en detalle el programa de pavimentación por administración, me dijo textualmente, casi con una preocupación paternal: ‘Dellepiane, temo que se ponga un gorro con esto, pero lo veo tan entusiasmado que lo vamos a acompañar’, Afortunadamente, para su tranquilidad y la mía luego todo anduvo bien.

 

 

 

 

Tiempo después estuvo en discusión la financiación más apropiada para la construcción de la red de gas natural. Propuso un camino pero de nuevo necesitaba apoyo. Y allí de nuevo estuvo el voto del ingeniero José María Ferro. Recuerdo también que en las charlas que solíamos tener, café de por medio, en el despacho del intendente, él, que había pavimentado la avenida de circunvalación, me decía con el estilo cortante que lo caracterizaba: hay que pavimentar la segunda circunvalación no solo para ampliar la ciudad sino para darle estabilidad a su futuro crecimiento.

 

 

11705711_775018635949151_5911112543212953807_o

 

 

Esta obra, que todos los intendentes hubiéramos querido hacer, felizmente se está concretando bajo la actual administración municipal. Con esto quiero decir que el ingeniero Ferro tenía una mirada larga, constructiva,. Generosa de la administración de la cosa pública. No lo veía cómodo en medio del juego político. Le interesaban cosas más permanentes, más duraderas, al menos esa es la impresión que conservo. Me ayudó sin resignar posiciones y sin contrapartidas. Me honró con su amistad y su consejo. Deseo, con estos apuntes, sumarme al reconocimiento de sus conciudadanos.

 

 

 

 

El hombre del asfalto

 

 

 

Nacido en Chivilcoy el 7 de octubre de 1921, graduado de ingeniero en la Universidad de Buenos Aires (UBA), José María Ferro comenzó su actividad laboral junto a su padre, don José, en la firma “Vallerga, Ferro y Cía.”. Luego entró en sociedad con Luis “Togo” Randazzo, con quien realizó importantes obras como el actual edificio de la Escuela Técnica, en Pellegrini y Garibaldi.

 

 

Entró en la función pública casi circunstancialmente. Por situaciones muy particulares que se vivieron en el país durante sus dos mandatos, gobernó Chivilcoy desde diciembre de 1966 hasta el 25 de mayo de 1973, durante el gobierno militar del general Juan Carlos Onganía. Posteriormente, tuvo una rentrée durante la última dictadura militar.

 

 

 

Ferro dice que haber cumplido funciones en esas circunstancias es algo que no le pesa, porque siempre pensó que gobernar su ciudad era trabajar para todo el pueblo de Chivilcoy. “Así se lo hice saber a las autoridades que me designaron -recuerda-: pedí un amplio respaldo y lo obtuve”.

 

 

 

 

Está convencido de haberle dado a Chivilcoy el impulso que el distrito necesitaba. De ahí que el balance que hace de su gestión es positivo y no se arrepiente de algunas decisiones que tomó, que aún hoy siguen siendo objetadas por ciertos sectores: la demolición de los edificios de la Estación Norte de Ferrocarril y de la Escuela Nº 1.

 

 

 

Indudablemente a Ferro se lo va a recordar como “el hombre del asfalto”, el que mayor impulso le dio a la obra pública y que a casi 40 años de su primera gestión, ningún otro intendente pudo apenas arrimársele.

 

 

 

Claro…, se dirá que eran épocas distintas, que el intendente ejecutaba, que no había Concejo Deliberante que pusiera trabajas al accionar y que gozaba del poder total y absoluto. También dirán que el país era otro, muy distinto por cierto a esta Argentina postrada y del subdesarrollo en la que nos toca vivir.

 

 

 

 

Todo es cierto, pero quien piensa que Ferro fue un hombre que ejerció el poder de espaldas al pueblo, se equivoca. Detrás de esa imagen de hombre duro, esconde un ser sensible, muy pegado a los afectos. “La gente recuerda con bastante alegría aquellos momentos que pasamos juntos, por lo menos es lo que me hace saber cada vez que camino las calles de mi ciudad”, sostiene.

 

 

 

 

Puntilloso hasta el límite, tiene su propia estadística: “de cada 10 personas que me paran por la calle, 7 tienen excelentes recuerdos de mi paso por la función pública, quiere decir que el balance es absolutamente positivo”, argumenta.

 

 

11717509_775018439282504_4700561695271306965_o

 

Obituario de Carlos Armando Costanzo

 

 

 

EN CAPITAL FEDERAL Falleció el ingeniero José María Ferro Intendente municipal, desde 1966 hasta 1973 y entre 1976 y 1981, sus gestión promovió el desarrollo y el progreso de Chivilcoy. En 1983 fue electo concejal municipal por ‘Unión Vecinal’, agrupación política que había creado ese mismo año.

 

 

 

Con el fallecimiento del ingeniero José María Ferro, acaecido en el día de ayer, aquí en la Capital Federal, a los 86 años de edad, desaparece una figura pública de relevancia, que durante las décadas de 1960 y 1970, se convirtiera en un singular exponente, claro artífice y fundamental factor del avance y el desarrollo lugareños. Porque lejos de las diversas posturas y tendencias ideológicas y los distintos enfoques, pensamientos y criterios partidarios, nuestra comunidad, en forma plena, siempre reconoció y apreció en el ingeniero Ferro, a un hombre capaz, dinámico y ejecutivo, cuyas dos gestiones de gobierno, sin dudas, contribuyeron al impulso constructivo y al crecimiento progresista de Chivilcoy.

 

 

 

Nacido en el seno de una tradicional familia de nuestro medio, en octubre de 1921, obtuvo su título de ingeniero civil, en la Facultad de Ciencias Exactas, de la Universidad Nacional de Buenos Aires, y luego se abocó, de un modo serio y responsable, al ejercicio de su labor profesional.

 

 

 

En 1957, a lo largo de varios meses, siendo comisionado de la comuna, el Dr. Francisco José Falabella, ocupó el cargo de titular de la secretaría de Obras Públicas; un área del municipio, creada por la iniciativa de dicha administración. Con posterioridad, bajo la etapa castrense, denominada ‘Revolución Argentina’, se lo convocó otra vez, a las funciones gubernativas, y así, el 1 de diciembre de 1966, asumió en calidad de intendente municipal; permaneciendo en el cargo, hasta el 25 de mayo de 1973, cuando asumió como intendente, Edgar Angel Frígoli, electo en los comicios del 11 de marzo del mismo año. Tiempo después, durante el régimen de facto, del ‘Proceso de Reorganización Nacional’, se lo designó nuevamente, jefe comunal. Tomó posesión del cargo, el 6 de mayo de 1976, y se desempeñó en esas funciones, hasta el 20 de mayo de 1981, fecha en que lo reemplazó Héctor Vaccari.

 

 

 

 

En ambas administraciones municipales, el ingeniero Ferro, hubo de asignarle a su gestión, un ritmo activo y vertiginoso, un sentido altamente práctico, que favoreció, de un modo muy significativo, el desenvolvimiento edilicio, económico, agrícola y ganadero, social, comercial y empresario de nuestra ciudad.

 

 

 

 

Gran promotor y propulsor de innumerables obras, citaremos como ejemplo, la pavimentación de las ocho avenidas, componentes de la primera circunvalación, y la avenida ‘Dr. José León Suárez’; el asfalto en decenas de calles, de diversos sectores urbanos; la creación del Parque Industrial; los planes de edificación de viviendas, como el barrio PyM; los trabajos de iluminación y entubamiento de canales y desagües; la restauración, ampliación y habilitación de inmuebles y reparticiones oficiales y de establecimientos educativos; el embellecimiento de plazas, paseos y diferentes lugares del paisaje ciudadano; la adquisición de equipos y maquinarias de vialidad, etc.

 

 

 

 

 

Hombre de particulares bríos, incansable empeño y mentalidad realizadora, con profunda visión de futuro, en 1983, al abrirse en nuestro país, la instancia del retorno al sistema democrático, fundó y organizó una agrupación política, llamada ‘Unión Vecinal’, que en los comicios del 30 de octubre de aquel año, se ubicó en segundo término, con 10.309 sufragios, después del justicialismo, triunfador en esas elecciones, que capitalizó 12.082 votos.

 

 

 

 

 

Candidato a intendente municipal y a edil, presidiendo la lista de su partido, ingresó al Honorable Concejo Deliberante, que se constituyó el 5 de diciembre de 1983, y desde la banca, supo aportar todos sus conocimientos y sus vivencias sobre el municipio. Ha fallecido el ingeniero José María Ferro, pero seguramente, en un capítulo rememorativo de la historia local, habrá de inscribirse su nombre, siempre asociado al progreso y el engrandecimiento de Chivilcoy.

 

 

Proc. Carlos Armando Costanzo.

Articulos relacionados

4 Thoughts to “Recuerdos del ex Intendente José María Ferro Dellepiane y Carlos Costanzo”

  1. Osvaldo Benitez

    HICE MI PROPIO ANÁLISI EN MI fACEBOOK.. IGUAL, GRAN APORTE DE DELLEPIANE Y SIGO PENSANDO QUE FUE UNA GRAN PERSONA Y UN BUEN ADMINISTRADOR ..

  2. Roman Maximo Zunino

    Rucuerdo muy bien a José María Ferro , fue el que me llevo a mi casa durante mucho tiempo cuando salíamos de la escuela Normal junto a Jose Miguel , un hombre amable recto con firmes convicciones por las conversaciones que escuchaba de mis padres , te acordas josito del Fiat 125 ….. Lean lo que escribió Dellepiane por favor , a los políticos de ahora les digo léanlo por favor….

  3. Lolo

    Interesante nota que dumuestra a Ferro un tipo de gran valor. Manifiesto mi total repudio a periodista del diario la razon que juzga ligeramente a una persona por su ocupacion durante la decada del 70. Los unicos que se salvan de esa epoca son los montoneros. Los demas, si estan vivos deberian usar una cinta negra en su pecho.

  4. marta

    Recuerdo que hizo asfaltar algunas cuadras en calle Yapeyù, y siempre llamaba a Licitaciòn. En una oportunidad le aprobaron el presupuesto a un fliar. y asfaltaba tramo por tramo. Hasta donde las arcas de la Municipalidad y el Mrio.de O.Pùblicas se lo permitian.
    Yo,compañaba al constructor a cobrar los certificados a la ciudad de La Plata… Por eso, una persona tan correcta no merece tal oprobio.

Dejar un comentario