“Queremos trabajar el marco normativo de prevención y la educación vial tiene que nacer en cada hogar”

 

El flamante Director de Tránsito de la Municipalidad de Chivilcoy, Dr. Arturo Pertosa quiere aportar su impronta al área y pretende hacerlo abocándose, orientándola a la faz preventiva, seguida de la concientización y por último la contravención, pero solamente en aquellos casos que los conductores se muestren reticentes a cumplir las leyes vigentes. Al respecto, continuarán y profundizarán las campañas de prevención en las calles, escuelas a partir de una educación que pretende lograr desde adentro y hacia fuera de la dirección.

 

En tal sentido, Pertosa apela a la responsabilidad de los adultos al manejarse en la vía pública pero también para con sus hijos al darles una motocicleta o un automóvil para conducir, incentivando que tengan la licencia correspondiente, utilicen casco o cinturón de seguridad, cumpliendo así con las normativas legales y aspectos básicos del tránsito.

 

“El tránsito lo hacemos día a día desde que salimos de nuestros domicilios particulares. Nos encontramos una oficina funcionando, Giorgina (Giaccone) en la coordinación se maneja muy bien con un equipo de trabajo que logró conformar Carlos Perillo que en la parte operativa funciona muy organizadamente aunque la idea es dar una impronta con respecto a un trabajo en el aspecto preventivo”, comentó Pertosa.

Seguidamente, señaló: “La responsabilidad principal parte de la casa y de los padres que compran a sus hijos una motocicleta, un automóvil inculcarles que deben utilizar casco, el cinturón de seguridad, circular con la licencia habilitante de conducir y nace aquello que señalamos como educación vial”.

“Queremos trabajar el marco normativo de prevención y la educación vial tiene que nacer en cada hogar para hacer cumplir, asimismo respetar todas las normativas vigentes porque el no cumplirlas implica arriesgar la vida de los transeúntes y la propia”, sostuvo.

Asimismo, agregó: “Cristian Palomeque, el jefe de inspectores, maneja muy bien la parte que le toca aunque es el último eslabón que la dirección echa mano y obedece a la parte operativa, más concretamente la infracción cuando ya no se están cumplimentando las normativas de las leyes nacionales de tránsito o las ordenanzas municipales”.

“Tenemos que trabajar en aquello que considero había un vacío y es la parte preventiva a través de una tarea conjunta con la secretaría de Seguridad que ya se desempeña muy bien en los barrios con un ida y vuelta constante con los vecinos, realizar las campañas de prevención a través de las redes sociales, los medios de comunicación, en la vía pública”, mencionó, y añadió: “Asimismo dar educación en la faz institucional como viene sucediendo en los colegios secundarios y primarios, principalmente en los jóvenes que están próximos a sacar la licencia, ser estrictos y apelar a la conciencia con respecto a la utilización del teléfono celular al volante o un manubrio que está prohibido y puede generar muchos siniestros”.

“Los siniestros viales no discriminan y abarcan todas las facetas sociales, nadie está ajeno a tener un celular ni tampoco a sufrir un accidente”, enfatizó.



Seguidamente, subrayó: “La falta de educación es también por la falta de conciencia de los adultos porque los aspectos básicos para manejarse en la vía pública se conocen todas y parte de cada individuo, no puede un inspector decirle a un adulto que utilice el casco o el cinturón de seguridad y mucho menos labrarse una infracción al respecto cuando deben utilizarlo para proteger sus vidas”.

“Trabajaremos con las madres del dolor, aquellas personas que les falta un familiar víctima de un siniestro vial, asimismo poseen alguna discapacidad física importante por el mismo motivo, nada mejor que el relato de ellas para que el resto de la población tomen conciencia y trasladar la experiencia a las generaciones venideras porque manejando respetando las leyes de tránsito se pueden evitar negligencias e imprudencias”, dijo, y añadió: “partiendo en tal sentido de estacionar un vehículo en una ochava que impide la visión a los transeúntes, sino nos respetamos entre todos los vecinos y vivir en armonía será difícil modificar conductas actuales”.

“También hay que respetar el semáforo porque muchos no se detienen ante la luz roja, hay que detenerse aunque no circule nadie en otras calles porque es cometer un ilícito a la normativa de tránsito. Las cuestiones por más básicas que parezcan de cruzar por la senda peatonal, no pasar el semáforo en rojo, no tomar alcohol si van a conducir hay que recordarlas permanentemente.”, expresó.

Con respecto a la licencia, aclaró: “La licencia de conducir es un aspecto muy delicado que no se puede entregar a cualquiera que no reúna las condiciones legales y psicofísicas solicitadas para eso hay un cuerpo de médicos presentes, asimismo personal idóneo quienes examinan a quienes concurren a sacar su primera o renovar la licencia”.

“Estamos trabajando con políticas de la Secretaría de Seguridad de Chivilcoy, entre ellas el observatorio vial cuyo siniestro es relevar todos los siniestros que hubo en Chivilcoy, tenemos 2.016 y 2.017 que permite hacer un análisis para tomar medidas preventivas sobre los determinados lugares donde tenemos mayor cantidad de siniestralidad y sobre esa base tomamos determinaciones”, consignó Pertosa.

E indicó: “A su vez empezamos a trabajar en las campañas preventivas en la vía pública con dos facetas: la educación vial en los establecimientos educativos y la concientización que es la faceta un poco más complicada orientada a los adultos”.

“Por último, después del primer mes, empezaremos con la etapa contravencional que apunta a los más reticentes con respecto a cumplir la ley de tránsito y ordenanzas municipales que regulan el tránsito de la ciudad”, remarcó.

Además, puntualizó: “Los resultados del observatorio vial son muy contundentes y los vehículos involucrados en los choques en su mayoría son motocicletas con un alto porcentaje de menores sin licencia de conducir al mando a quienes principalmente se la dan los padres, un hermano mayor, es ahí donde tenemos que trabajar en la faceta de la concientización para cambiar esa mala costumbre de poner en riesgo la vida de los jóvenes”.

“Hay una ordenanza que está en vigencia y es exigir a las estaciones de servicio cuando despachen combustible que cumplan con la ordenanza en relación a no cargar combustible a los motociclistas que no tengan puesto el casco, operativo que serán acompañados por Guardia Urbana o Policía Local”, comunicó.

Sobre el no girar a la izquierda, manifestó: “Somos reticentes a los cambios pero el observatorio vial indica una disminución del índice de siniestralidad en Chivilcoy desde el mes de agosto cuando se incorporó la tercera avenida con la prohibición del giro a la izquierda hasta el mes de diciembre, una buena proyección en la reducción de los siniestros viales fundamentalmente en época de verano donde hay una mayor cantidad de motocicletas circulando”.

“Mantenemos el trabajo de prevención e incrementar señalización vial como asimismo reductores también, lomos de burro, asimismo folletería, publicidad y prensa específicamente en la utilización del casco protector, pero asimismo en el cumplimiento de todas las normas de tránsito”, finalizó.

 

Un comentario sobre ““Queremos trabajar el marco normativo de prevención y la educación vial tiene que nacer en cada hogar”

  • el enero 14, 2018 a las 2:09 pm
    Permalink

    los autos en la vereda… tambien hay que empezar con la educacion vial en cada casa. hay casos en que dejan lugar para que pase la gente. pero hay casos como al lado del club colon sobre vicente lopez que se empeñan en cubrir toda la vereda todo el tiempo. eso es una falta de respeto…

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *