Estás leyendo

“Queremos a futuro que los hoy niños, mañana jóvenes, adultos no cometan los mismos errores al conducir que sí se cometen actualmente”

 

Marcos Ortiz, se desempeña como Inspector de Tránsito y recorre las escuelas educando desde la niñez las normas haciendo base en principalmente el cuidado de la vida.

“Mi intención es aportar mi granito de arena para mejorar el sistema de tránsito. Un inspector de tránsito en la vía pública ante todo debe educar más que realizar una infracción”

“Difundir la educación vial es importantísimo porque ayudará a prevenir todos los siniestros viales que tenemos en la ciudad”, destacó Marcos Ortiz, instructor de Tránsito de nuestra ciudad, entrevistado por las charlas que se encuentra realizando en diferentes establecimientos educativos de nuestra ciudad tanto a alumnos del nivel primario como secundario, respectivamente.

Asimismo, a Ortiz se le consultó por la cantidad de siniestros viales que se producen, pero ante todo cómo poder evitarlos.

-Charlas en escuelas

-Es el séptimo año que estamos realizando las charlas comenzando en las escuelas primarias nombrando alumnos guías en ellas porque entendemos que la educación vial también debe empezar por los establecimientos educativos. Considero que la educación vial tendría que ser una materia base tanto en la escuela primaria como secundaria debido a que con el tiempo los chicos serán multiplicadores hacia sus padres para que conozcan primero y transmitan luego el mensaje en relación a aquello que está mal, brinden las indicaciones adecuadas como ponerse el cinturón de seguridad, no pasar el semáforo en rojo porque somos los adultos quienes muchas veces no hacemos caso por andar apurados al estar apretados con los tiempos, no tener ganas, no prestar atención. Los chicos son muy inteligentes y se dan cuenta cuando estamos haciendo algo mal, por eso orientamos nuestras charlas a los más chicos.

Este año con el director de Tránsito decidimos también enfocar las charlas a los jóvenes que a los 17 años sacarán la licencia de conducir y empezamos a trabajar con las escuelas secundarias. Tenemos una tarea muy linda, además, que nos presentó la Escuela Agraria sino también personal de salud para capacitar a alumnos de quinto y sexto año para que posteriormente sean multiplicadores con sus compañeros de 1º a 4º Año y de esta forma buscar otra vuelta de la información que no salga solamente de un inspector o la Dirección de Tránsito sino de los mismas personas que actualmente se encuentran dentro del sistema de tránsito con esta problemática de estar con siniestros viales en motos por no tener su licencia, no conducir como corresponde.

Objetivos de las charlas

Queremos a futuro que los hoy niños, mañana jóvenes, adultos no cometan los mismos errores al conducir en relación a aquellos que sí se cometen actualmente. Concurrimos a las escuelas, luego de recibir notas de invitación, con todo el programa correspondiente para brindar la información necesaria y dar las charlas de educación vial. El inicio es con los niños para evitar posteriormente los siniestros viales el día de mañana.

Preguntas más frecuentes

Las consultas de los jóvenes obedecen mucho al porqué de una determinada infracción de tránsito, por qué motivo la Guardia Urbana me para y retiene el vehículo. Cuando dentro de las charlas surgen esos interrogantes, saben y se dan cuenta que a veces las acciones individuales terminan provocando estos siniestros viales que en ocasiones terminan siendo muy graves o asimismo roturas de vehículos pero en líneas generales lo importante tomar conciencia las conductas se pueden cambiar e integrando a los próximos conductores a educarse en el futuro todo puede modificarse. Ya están dentro del sistema de tránsito como peatones, como ciclistas e integrándolos para que sean mejores conductores de vehículos.

Sin respeto

“La falta de respeto hacia el prójimo es la principal problemática en el sistema de tránsito y termina posteriormente con un siniestro vial. El peatón que es el actor más vulnerable dentro del sistema de tránsito y al que más debemos cuidar tampoco se cuida a sí mismo porque debería cruzar por las esquinas, en línea recta y no en diagonal, sin utilizar un teléfono celular cuando esté cruzando la calle aunque no venga nadie porque si se acostumbran a hacerlo, después ya no mirarán si viene o no alguien porque ya se acostumbraron a cruzar por cualquier lado”, sostiene Ortiz.

La información

“Lo importante es la información. Algunos concurren a la oficina de tránsito y mencionan que se compraron una moto 150cc. consultándome cómo pueden hacer para sacar la licencia, es un mal comienzo porque primero deben concurrir a asesorarse para obtener la licencia de acuerdo a la edad de la persona, la licencia que se le dará es la motocicleta que podrá utilizar pero siempre empezamos a la inversa.

La mala información está y muchas veces somos irazibles en relación a cuando nos dicen las cosas como la petición de utilizar el casco, recibiendo respuestas como ‘por qué voy a usar el casco si es mi vida y con mi vida hago lo que quiero’, un mal comienzo porque lo primero es querernos a nosotros mismos, cuidar ante todo nuestras vidas porque cuando salimos a algún lado lo hacemos con la intención de regresar a nuestros domicilios porque alguien siempre nos está esperando. La fusión de falta de información, de criterios, termina con los siniestros que tenemos.

Debemos concientizarnos que entre todos podemos cambiar la conducta del tránsito, cuidándonos ante todo nosotros y posteriormente a los terceros.

Licencias y vehículos

“A partir de los 17 años pueden sacar la licencia para motos hasta 110cc., la primera licencia debe tener la autorización de los padres o tutor que se realiza en el juzgado de paz y cuando cumple 18 años automáticamente debe concurrir a renovar la licencia el propio titular al ya poder firmar y ahí tendrá más categorías por las capacidades de las motos para tener de mayores cilindradas, también autos y camionetas e incluso con un acoplado mínima, luego de los 21 años de edad entrarán las categorías profesionales”, explicó.

-Como regalo

-“Los padres cuando nuestras hijas cumplen 15 años no debemos consultarle si quiere la moto o la fiesta, nos puede salir más barato comprar la moto que hacer la fiesta pero la realidad es que debemos regalarle vida, compartir ese momento de felicidad con sus amigos, familiares para la moto tendrá tiempo, ya dos años después podrá sacar su licencia y no quemar etapas antes de vivirlas, aunque la realidad indica otra cosa y en ocasiones se le regala la moto, pero está mal y no debería ocurrir”.

Su propósito

“Mi intención es aportar mi granito de arena para mejorar el sistema de tránsito. Me apasiona la educación vial y un inspector de tránsito en la vía pública ante todo debe educar más que realizar una infracción o retener un vehículo que debe ser la última instancia”.

 



Articulos relacionados

Dejar un comentario