Estás leyendo

“El proyecto de Presupuesto 2018 refleja dos ejes centrales: obra pública e inversión social”

 

El diputado provincial Marcelo Daletto de Cambiemos,  se refirió a la aprobación del Presupuesto bonaerense, y afirmó que con la ley de leyes “los bonaerenses vamos a tener una Provincia más previsible porque no sólo aumenta el gasto destinado a la obra pública y al gasto social, sino que también presenta una reducción de impuestos”.

 

“El proyecto de Presupuesto 2018 refleja dos ejes centrales: obra pública e inversión social. Lo primero, para seguir construyendo rutas, obras hidráulicas, y mejoras en hospitales y escuelas”; y lo segundo, “Para seguir cerca de los sectores más desprotegidos a través de programas de asistencia social y una mayor cantidad y calidad en las prestaciones de salud, educación, cultura y seguridad”.

 

Sobre la Ley Impositiva, Daletto destacó que “Tiene un objetivo claro, que es converger hacia una estructura tributaria eficiente, con mayor participación de impuestos que graven más a lo patrimonial y una reducción del peso de los impuestos a los sectores productivos”.

 

“Es imprescindible reducir el impacto de Ingresos Brutos, un impuesto que se paga en cada etapa de la cadena productiva y genera una gran distorsión en el precio final de los bienes”, sostuvo y ejemplificó: “El Impuesto a los Ingresos brutos representaba el 76 % de la recaudación en el Presupuesto 2015 y en este se prevé reducirlo al 66 %, es decir, 10 puntos menos”.

 

Destacó el pacto fiscal entre Nación y las provincias, asimismo su repercusión para con la de Buenos Aires.

 

-¿Porqué fue aprobado en su gran mayoría?

-Tiene aspectos muy positivos, por un lado el importante apoyo de varios sectores políticos de la provincia como nunca tuvo en los últimos años la ley de presupuesto. Además, tiene otros aspectos importantes como la baja de impuestos, aumentos en gastos en obras, aumentos en gasto social y todo a la vez que vayan reduciéndose los gastos de la provincia.

Se dio la oportunidad que hasta sectores de ‘La Cámpora’ hayan votado positivamente el presupuesto debido a que por primera vez en la provincia de Buenos Aires los productores agropecuarios que tengan menos de 50 hectáreas y facturen menos de tres millones de pesos no pagarán más inmobiliario rural tampoco ingresos brutos.

 

-¿A quienes alcanza también esa reducción y cómo?

 

-Las Pymes que facturen menos de 78 millones al año no pagan más ingresos brutos, asimismo bajan los ingresos brutos para las construcciones de 4 a 3 puntos, es un presupuesto que, sin lugar a dudas, por el cambio de la matriz tributaria que está haciéndose en el territorio bonaerense apunta a aumentar los impuestos relacionados con el patrimonio y bajar los impuestos relacionados al consumo y la producción como es el caso de ingresos brutos.

 

-¿La faz educativa?

 

-El presupuesto lo formula el ejecutivo que dispone de las herramientas y lineamientos de una política que lo plasma en un presupuesto para posteriormente ser aprobado por la legislatura donde se estudia y a un buen presupuesto lo termina mejorando con distintas modificaciones. En tal sentido, la provincia tiene un fondo educativo que otorga a los municipios siete mil millones de pesos, así será la suma el próximo año, que deberán ser destinados a finalidad educativa. La provincia entiende y así lo solicitó al contar con más de diez mil establecimientos educativos donde no todos están en buen estado, especialmente en las ciudades más grandes cuya necesidad de invertir en los establecimientos educativos es también mayor debido a que las ciudades del interior por la solidaridad de las cooperadores, de los padres, la misma gestión del intendente, los colegios se encuentran en mejor estado.

De esos siete mil millones de los que van al conurbano, un 50 por ciento debe ser destinado a infraestructura escolar (el ejecutivo pedía un 85) y un 40 por ciento en el interior. Fue una de las discusiones que más tiempo llevó y pudo resolverse mediante de la manera mencionada.

 

 

-¿La aprobación?

 

– Una vez aprobado tuve la sensación que la gobernadora pudo alinear diferentes objetivos a pocos días de una elección tal como está sucediendo en la discusión del pacto fiscal con el resto de los gobernadores y de la Nación. A días de terminar una elección donde se recibió un fuerte respaldo de la sociedad, aprovecharlo para obtener un apoyo importante de la oposición en estas políticas porque no es lo mismo cuando una decisión la lleva adelante solamente el sector que gobierna, sino cuando es apoyada por todos los sectores y adquiere las características de políticas de estado. Hasta 2.019 no hay más elecciones sin dejar de entender que cada uno tenemos nuestras identidades e ideas pero olvidarse de las peleas políticas para concentrarnos en todos los cambios que necesita la provincia, que necesita el país para que la gente de a poco viva cada vez mejor.

 

-¿Qué provincia se busca y cómo está ahora?

-Buscamos tener una provincia equilibrada y existen distintos déficit. El primer déficit que observamos es el corriente, sacando lo de obra pública que es inversión, que ya la provincia tenía. Prometimos equilibrio para 2.017 y nos equivocamos porque terminaremos con un superávit de 2.800 millones de pesos. Ahora, cuando metemos los gastos en obras la provincia sigue teniendo un déficit que estimábamos sería este año de 35 mil millones pero será de 28, 7 mil millones menos de lo estimado.

 

-¿Y el déficit?

-Ese déficit existe exclusivamente porque hay obras y cuando la gobernadora asumió detalló en su primer informe a la sociedad que existía una gran deuda de infraestructura en la provincia, faltaba mucho para terminar las obras hídricas, para terminar las obras de repavimentación como sucede en las rutas provinciales y obedecía a la falta del fondo del conurbano. La provincia tiene el objetivo de ir equilibrando las cuentas, no pretendemos tener déficit en los próximos años para tener en dos años la provincia totalmente equilibrada pero mientras tanto no podemos dejar de hacer obras.

De hacer las obras que realizaba Scioli, que eran mínimas, ya la provincia no tendría déficit, por lo tanto es un equilibrio por un lado de bajar la presión impositiva a la gente que es un gran desafío tanto de la Nación como de la Provincia, a su vez seguir invirtiendo en obras, seguir invirtiendo en gastos social y llegar a un equilibrio de las cuentas porque estas pérdidas, estos déficits no lo pagamos ni los legisladores, ni los intendentes, ni los gobernadores sino que los termina pagando la gente, por eso hay que cuidar mucho los fondos de los bonaerenses.

 

-¿Obras hídricas?

-A fin de mes se abrirán las licitaciones para que las obras del Río Salado lleguen hasta Bragado. Recordemos que las obras deberían terminar en ‘El Carpincho’ de Junín, tenemos una provincia plana con agua proveniente de todas las provincias y se queda estacionada durante mucho tiempo precisándose muchos canales a realizar para lleven el agua al Salado, del Salado al Mar, son obras millonarias, que la gente no ve pero estamos decididas a hacerlas.

Estamos viviendo un gran momento, los bonaerenses nos dan una gran oportunidad y debemos aprovecharlas gestionando con total seriedad.

 

-¿Qué se mejoró y qué falta?

-Cuando asumimos y había que pagar, son números reales, doce mil millones en sueldos y seis mil en aguinaldos, dieciocho mil millones de pesos y solamente en el tesoro estaba el uno por ciento, 180 millones de pesos, a quince días de liquidar éstos sueldos, realmente veníamos un panorama complicado. Pero cuando observamos que la provincia administra 10 kilómetros de ruta y repavimentar solamente mil, lo que estamos haciendo por año, demanda de un presupuesto del doble que gastaba Scioli para el total de la obra pública, sin embargo estar haciéndolo y discutir que la provincia pueda recuperar más fondo de la Nación que la llevaron a esta crisis comparado en relación al arranque estamos convencidos es un gran avance, pero falta muchísimo.

Observamos los índices de pobreza que en el último año bajaron cuatro puntos, un millón de argentinos que salieron de la línea de pobreza pero hay muchos más que todavía estar por debajo, por lo tanto no podemos descansar por aquello que se logró, que fue mucho, sino seguir trabajando para mejorar aquello que todavía está mal.

 

-¿Y en el país?

Argentina tiene una presión tributaria que ronda el 40 por ciento, mientras que, el resto de Latinoamérica tiene un promedio del 25 por ciento significa que en nuestro país los impuestos son muchísimos más caros que en los países vecinos.

Salir de esa presión que tiene el país para aquel que produce, que tiene un comercio y enseguida que empieza a facturar le cobran impuestos es muy difícil porque ese dinero está destinado a un gasto que también se ve que es en obras, pagar el funcionamiento del Estado, los sueldos, se avanzó mucho al respecto pero tiene muchísimos años por delante para llegar a ser un país con una presión impositiva baja, un país donde se pueda salir a la ruta con una autopista o estén en condiciones. Falta mucho, pero vamos por el buen camino.

 

-¿La justicia hoy?

-Nos guste o no nos guste para que Argentina funcione necesitamos de un poder judicial independiente y no podemos desde la tribuna decir este es culpable o este es inocente porque la verdad se instaló que una persona es culpable hasta que se demuestre lo contrario cuando el principio del derecho es que todos somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario.

En mi caso y gran parte de la sociedad tenemos la convicción que en los últimos doce años hubo un nivel de corrupción muy importante que se descubrirá si la justicia sigue trabajando como hasta ahora, pero necesitamos que tome más fuerza y se anime a investigar a todos los gobiernos. No podemos decir que en nuestro gobierno no haya un acto de corrupción, pero sí que de existir seremos los primeros en ir a la justicia, denunciarlo porque no queremos convivir con ningún funcionario que lo cometa.

Argentina estará bien cuando la justicia sea fuerte independientemente de quien gobierne, se le anime a la política, se le anime al delincuente.

 

-¿El cambio?

-Hay cosas que se resuelven con dinero y otras con un cambio cultural, de valores que tardará mucho más. Hay que ser conscientes que muchas cosas están cambiando, pero que el camino es mucho más largo y en su debido momento dar un paso al costado para que nos reemplace un cambio mejor que el nuestro es lo que ocurre en los países avanzados.



Articulos relacionados

Dejar un comentario

Comment moderation is enabled. Your comment may take some time to appear.