«Pandemia en el infierno»

El Club Atlético Independiente de nuestra ciudad venía trabajando de manera precisa en el desarrollo de la competencia que realmente le importaba. El regional Amateur contaba con un primer equipo chivilcoyano verdaderamente competitivo que incluso continuaba sumando refuerzos para poder alcanzar el sueño del ascenso. La pandemia y la falta de actividad se encargaron de llenar de incógnitas a varios integrantes del plantel y ante la apertura de libros de pases y cierres cercanos de los mismos obligaron a tomar decisiones consensuadas con la dirigencia y cuerpo técnico que evidentemente no se condicen con buenas nuevas.

En las últimas horas Alan Depote, titular del rojo que siempre mostró estar a la altura de las circunstancias, declaró en Periodismo independiente que se sumó a la condición de jugador libre y que priorizará la condición económica por sobre otras cuestiones a la hora de firmar un nuevo contrato. El arquero, quién ve lejana la continuidad en nuestra ciudad, se sumó entonces al éxodo ensayado también esta semana por Marcos Salvaggio, titular y goleador, y Franco Caseres, también titular y armador de juego, que continuarán sus carreras en la segunda división del fútbol uruguayo.

Pasando en limpio Depote, Salvaggio, Caseres y hace poco Slimmens se transformaron por ahora en parte del pasado de la estructura titular de un equipo con ambiciones. La pandemia ha obligado lamentablemente a la mayoría de las instituciones del interior a desarmar sus proyectos hasta nuevo aviso. No obstante la dirigencia de Independiente mantendrá en alto la guardia para rearmarse llegado el momento oportuno. La pregunta igualmente es inevitable… si éstos jugadores no vuelven… podrá Independiente reemplazarlos con facilidad para seguir siendo tan competitivo? Ojalá que si.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *