«No veo una clase política que esté decidida a hacer transformaciones. No hay mejor manera de proteger a un menor, que bajando la edad de imputabilidad»

El intendente Guillermo Britos agradeció que el Ministro de Seguridad Sergio Berni haya cumplido con el compromiso de entregar móviles policiales a Chivilcoy. Un hecho histórico ya que nunca se habían entregado tanta cantidad de patrulleros en un mismo día.

Por su parte, el Ministro Sergio Berni. expresó: «Desde el gobierno de la provincia de Buenos Aires nos comprometimos a hacer un cambio estructural en la policía de la provincia. Cambio estructural que tiene que ver por sobre todas las cosas, no solamente con una voluntad política, porque eso no alcanza, sino que hay que hacer una fuerte inversión, algo que no estábamos muy acostumbrados en materia de seguridad».

«Lo que estamos viendo acá es una parte de éstas fuertes inversiones, no solamente en la incorporación de recursos humanos, en la incorporación de recursos materiales como es este caso, y fundamentalmente la de recursos tecnológicos. Todos sabemos que la policía de la provincia de Buenos Aires con la cantidad de efectivos que tiene son muy escasos, más allá del tremendo esfuerzo que estamos haciendo para incorporar hombres y mujeres con verdadera vocación de servicio y que sean un aporte a las soluciones del problema complejo de la seguridad. Es muy importante para nosotros no solamente incorporar en cantidad sino también en calidad y en eso estamos trabajando y por primera vez tenemos a punto de recibirse más de 6 mil hombres y mujeres que van a ingresar entre diciembre y en marzo como oficiales de la policía» esto destacó el Ministro por el esfuerzo en recursos económicos para formar un policía.


«Lo que estamos haciendo hoy es cumpliendo con, como bien dice el intendente, con la palabra de renovar toda la flota de vehículos de cada uno de los municipios. Empezamos primero con los móviles rurales que era una emergencia porque estaban prácticamente fuera de servicio y ahora con los patrulleros de la seguridad urbana, algo que parecía imposible de realizar e incorporar. Hoy 17 patrulleros de estas características porque no es lo mismo un vehículo chiquito que una camioneta de estas que están preparadas para la rigurosidad del trabajo».

«Un trabajo que como ustedes saben es complejo, es multicausal, multidisciplinario, que tiene que ver con diferentes actores de la sociedad, que tiene que ver con diferentes actores del poder ejecutivo, del poder legislativo y fundamentalmente del poder judicial. Hemos estado viendo permanentemente en estos últimos días por causas que han sido han tomado resonancia y amplitud mediática que la mayoría eran menores que entran y salen de la comisaría en el mismo día, que matan a la mañana y a la tarde, están en la casa, que el Estado no tiene capacidad y cuando digo el Estado no digo solamente poder ejecutivo, digo, todos los actores que intervienen en ésta problemática tan compleja como es el delito juvenil que cada vez viene avanzando más».

«Esto pareciera que fuera algo imposible de solucionarse. Estoy totalmente convencido que la seguridad de la provincia de Buenos Aires es totalmente abordable para una solución definitiva y que hay que tener por sobre todas las cosas, voluntad política y compromiso con la sociedad para llevarlo adelante. Por eso todos los días esperamos que los diferentes actores de una vez o para siempre se discuta la situación de los menores y sus conflictos con la ley penal. Permanentemente estamos hablando de la complejidad del delito y lo que significa la exclusión y la marginalidad en el acceso al delito y por eso trabajamos muchísimo porque son aquellos que llegan a los barrios y donde comienza el delito».

«Hay un gobierno provincial que por primera vez está haciendo los cambios necesarios para darle mayor operatividad a la policía porque la policía sola no alcanza. La policía sola no es la la solución a todo, es una parte de esa cadena de responsabilidades y como nosotros estamos haciendo todas las transformaciones que estábamos comentando recién, también exigimos que los diferentes actores, no solamente lleven adelante transformaciones, sino que sean ser parte de la solución y no del problema«.

«Cuando hay decisión había un viejo general que decía, mejor que decir es hacer y mejor que prometer es realizar. Acá está el esfuerzo del trabajo de todos los años en función de los vecinos y vecinas de Chivilcoy.

Consultado sobre los actores que hacen a la seguridad y el reclamo a la Justicia, el Ministro opinó: «Uno de los grandes problemas es que no hay debate, no hay un debate en el sistema judicial, la verdad que no hay debates y me parece que los grandes debates de abordaje de reformas judiciales tienen que ver más con el funcionamiento de la justicia federal que pareciera que la justicia federal es otra justicia. Una justicia que tiene que ver con los intereses que no son los intereses del hombre de a pie, del vecino que está en el barrio y que se siente amenazado porque cree que o cree por justa razón, que si le roban la bicicleta puede perder la vida».

«No veo una política que esté decidida a hacer transformaciones desde lo legislativo para generar cambios en la justicia, no solamente la calidad, sino la cantidad, pero también tenemos que ser muy sinceros, así como decimos una cosa, también decimos otra cosa, ustedes saben los países más seguros del mundo, no son los que más policías tienen, son los que más fiscales tienen».

«No alcanzan la cantidad que tenemos de fiscales que es imposible que puedan llevar adelante su trabajo. Por eso digo que se necesita por sobre todas las cosas primero debatir. Nadie está dispuesto y segundo asumir un compromiso y ese compromiso requiere de un esfuerzo y ese esfuerzo no solamente debe ser personal de los diferentes actores, sino que hay que poner los recursos para llevar adelante las transformaciones ahora»

¿Por qué cree que nadie está dispuesto a debatir?

Porque uno no comprende la realidad, porque no camina por la calle, porque no va a los lugares más complicados. La realidad de Chivilcoy obviamente no es la realidad del conurbano bonaerense con todos esos casos angustiantes que ven por televisión, pero ellos no caminan en sus barrios y para cambiar la realidad de la gente, hay que ver lo que la gente vive y ve todos los días. Entonces, como no ven, no entienden. Y además, tienen otra realidad, porque tienen chofer, porque tienen custodia, porque sienten sus casas y sus familias seguras. Entonces, no sienten lo que sienten los bonaerenses. Por lo tanto, no comprenden la realidad. Por eso hay que salir desde todo y hay que caminar, hay que estar en la calle, hay que estar como estamos nosotros en los barrios, en los barrios más vulnerables, donde está la génesis del delito, donde está la exclusión, ahí comienza la y eso no lo hacen».

No comienza con un cincuenta por ciento de pobreza?

No, no tiene nada que ver la pobreza con el delito, si la exclusión. La exclusión, la marginalidad, ahí es donde comienza anidarse todas las condiciones para que por sobre todas las cosas, estos chicos en vez de estar en la escuela, en vez de estar por el camino de la educación, son captados por el delito, por la vida fácil.

Su opinión sobre la edad de imputabilidad?

Cuando pedimos por ejemplo bajar la edad de imputabilidad, lo hacemos con la conciencia de que lo estamos haciendo para protegerlos con una mirada cognitiva. No hay mejor manera de proteger a un menor, que bajando la ley de imputabilidad, porque si no, lo estamos empujando a los chicos y le dejamos la vía libre para que tomen la la iniciativa de ir por el camino del delito.

«Un ejemplo de la semana pasada. En La Plata, estuvimos 22 veces en un año. ¿Escucharon el número? 22 veces en un año delinquiendo. ¿Cómo cree que puede terminar ese entorno? ¿Cómo cree que puede terminar? Va a terminar o matando a un ciudadano o muriendo en un tiroteo con la policía. Esa es la forma que nosotros cuidamos a nuestros menores? Esa es la la la manera que la provincia le dedica su esfuerzo a los menores. Entonces tenemos que cambiar esa mirada, no tenemos que pensar que bajar la edad tiene que ver solamente con una cuestión punitiva, tiene que ver primero con solucionar un conflicto y un problema que cada vez se viene agravando más y además no por hacer la torpeza de cuantificar cuántos son los delitos infantiles o juveniles, sino cualificarlos porque son los más peligrosos. Son los que pegando un tiro porque sí, sin ningún tipo de razón. Cuando abordamos esos chicos? ¿Cuándo los detenemos?

Y entonces?

Le preguntamos a ellos y todos dicen exactamente lo mismo. Ni siquiera les interesa la vida de ellos, su propia vida ¿Cómo le va a interesar la vida de los demás? Entonces debe haber un estado que tiene que estar presente y cuando decimos estado, estamos hablando del poder ejecutivo, legislativo, judicial y por sobre todas las cosas, todas las instituciones que tienen que ver con la contención de este tipo. Por eso me parece que uno de los principales problemas es la falta de discusión política, toda la discusión política es especulativa, tiene que ver con momentos y y periodos electorales y no con la de enfrentar un problema y solucionarlo alguna vez para siempre. Haciendo parche solamente no tiene solución. En algún momento la sociedad va a hacer un clic y la sociedad porque la verdad yo veo en todos lados marchas pidiendo justicia pero no no veo ninguna marcha que vaya a exigir explicaciones a un fiscal y esto tiene que ver con la realidad y que cada vez que hay un delito, se corta por lo más fino que es la policía y la verdad que a través de un delito hay una cadena de responsabilidades que queda totalmente excusada por la policía permanente.

En este sentido, agregó «Por eso digo hay que debatir, debatir de verdad y por sobre todas las cosas asumir cada uno la responsabilidad que le compete. Nosotros estamos haciendo lo nuestro desde la policía porque en realidad soy el ministro de la policía. No soy el ministro de la seguridad».

«Esto tiene que ver con la incorporación de valores entre la familia, la educación, la oportunidad de trabajo, la inclusión, por eso política de discusión, políticas de igualdad, política de de igualdad de oportunidades, políticas de de resociabilización y la policía ocupa un lugar importante. Sí, claro, ocupa un lugar importante y desde ese lugar trabajamos. Cuando nosotros asumíamos, teníamos dos problemas que habían llegado a la provincia de Buenos Aires para quedarse, que parecía no iban a tener solución y ahora ya nadie se acuerda de eso. Recuerdo el el asalto al Banco Nación en La Matanza, que terminó con la muerte de una persona y otro era el secuestro. Parecía que en la provincia de Buenos Aires era un delito imposible de resolver y lo resolvemos».

«Hay delitos complejos y ahora estamos peleando para resolver estos delitos que tienen que ver con la marginalidad, con la falta de oportunidades, con la falta de educación, con la falta de valores. Necesitamos que cada uno de los actores se haga cargo de verdad y pasen a ser observadores o comentaristas, para hacerse cargo de una realidad. Como decíamos recién donde los menores quedan totalmente desprotegidos y sienten en el narcotráfico, una oportunidad y ahí es donde donde acude y donde el narcotraficante amparado en esa impunidad que tiene por su imputabilidad por la edad, lo incorpora al delito y este y además genera no solamente la incorporación de un menor al delito sino que rompe con toda la dinámica de contención social».

«Cuando hablamos de narcotráfico, se asocia con la droga. El problema tiene otras consecuencias, que es la corrupción, la violencia y que es la ruptura de todos los tejidos sociales donde el narcotráfico se enquista en un barrio donde el hijo de un trabajador gana cinco veces más que su padre, un trabajador que se levanta a las cinco de la mañana, toma colectivo, viaja, va a trabajar, llega la noche cena y se va a dormir. Eso rompe con todas las estructuras, desde ahí reclamamos un abordaje distinto en materia de narcotráfico».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.