Los vecinos dicen que lo golpearon cuando mostró sus genitales a una menor. «Somos rehenes de este delincuente»

Nuevamente los vecinos de calle Gral. Rodriguez, Bolivar, 28, 26 y alrededores, dieron aviso en varias oportunidades al sistema de emergencias 911, por los disturbios que generaba un hombre en el barrio. Luego, un grupo de vecinos lo golpearon y consultamos los motivos que generaron esa reacción de hombres y mujeres.

Matías Garmendia de 30 años de edad, es un conocido delincuente que recientemente recuperó la libertad y desde ese momento sus vecinos lo padecen porque genera disturbios, les roba y agrede en forma constante. Así lo contaron en varias oportunidades este último tiempo, donde en calle Gral. Rodriguez y 28 y sus alrededores en forma constante deben dar aviso al 911 por distintas situaciones generadas por ésta persona.

En la tarde del jueves, comenzaron a dar aviso al 911 porque Garmendia quien posee frondoso prontuario por distintos delitos, se encontraba generando disturbios, insultándolos, arrojándoles piedras y preocupados porque podía robarles alguna pertenencia como ya ha sucedido.


Luego de varios disturbios y llamados a personal policial, Garmendia había intentado robar en un kiosco del barrio amenazando con una cuchilla. Generó que algunos vecinos reaccionaran para proteger a la comerciante y según relataron, habría exhibido sus genitales a una menor de edad lo que generó que los vecinos reaccionaran en grupo y lo golpearan.

Fue trasladado por personal de SAME con traumatismo de cráneo y una herida cortante en cuero cabelludo, atendido y luego dado de alta. Cerca de las 23.30 Garmendia volvió de la Hospital Municipal y siguió generando disturbios.

En diálogo con los vecinos ellos mismos relatan: «No podemos nosotros ser nosotros rehenes de este delincuente. Lo que generó la golpiza es que el le muestra las partes a una menor, eso fue el límite porque lo veníamos soportando desde la tarde tirando piedras a quien pasaba. No podemos nosotros gente de bien, dar toda la vuelta porque a ésta mugre no se lo llevan o viendo como se levanta para ver si nos va a robar o pegar».

«Llamamos siempre al 911, se esconde, les tira piedras a la policía, agrede, pero no hacen nada. Sabemos que no es culpa de la policía, pero ellos saben que pueden llevarlo por disturbios en vía pública, ebriedad, resistencia a la autoridad y por lo menos que vivamos un día en paz, porque después la justicia lo larga. Que lo metan preso o lo internen porque cuando está pasado ni sabe lo que hace. Volvió del Hospital y siguió jodiendo. Estuvo toda la tarde agrediendo hasta que intentó robar en un kiosco».

Otro de los testimonios da cuenta de una mujer que resultó apuñalada. «Hace pocos días, una mujer fue llevada con una herida en la axila y como ella no hizo denuncia no se investigó y fue en su casa. Estamos todos viendo qué es lo que se le ocurre hacer y no se puede vivir así. Es una rata que roba garrafas, o lo que esté a mano. Abre autos, mete la mano por las ventanas, salta los tapiales y techos, pero para la gente laburante y de bien, esas cosas duelen y este lo vende por dos mangos».

Para finalizar, coinciden, «Saben qué es lo peor, que no se debe ni acordar lo que pasó pero a nosotros nos tiene cansados y vivimos pendientes de lo que este se le ocurre hacer y lo de la nena fue lo que generó la reacción. Esto pasa cada dos tres días».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *