«Lola y Emmanuel», una linda pequeña historia de grandes gestos

Digo que somos afortunados cuando por ejemplo, nos pasa que quedamos en el medio de una linda historia y encima la podemos compartir.

Hoy Lola, se lastimó la pera, su mamá llamó al SAME y hubo que llevarla al Hospital. La mamá de Lola, Cecilia, estaba un poco más asustada que su hija. Pero hubo alguien que para Lola fue muy importante. Emmanuel Artola, que como ella misma contó, la llevó hasta el hospital y no solo le iba curando su pera, sino que “la cuidó del susto”.

Ya en su casa y con la pera suturada, el gesto de Emmanuel no pasó desapercibido para Loli. Entonces le hizo un dibujo y le quiso mandar helado a su lugar de trabajo.


Es ahí cuando nosotros, afortunadamente, entramos en el juego.

Ceci, me cuenta esto, y nosotros oficiamos de puente entre Lola y la persona que la había cuidado tan amorosamente.

Entonces le mandamos un mensaje a el, para saber hasta qué hora era su turno, pero siempre guardando el secreto de la sorpresa de Lola.

Empezaron, a través nuestro, un ida y vuelta de mensajes que nosotros repartíamos para un lado y otro.

Le pasamos una foto de Lola dibujándole con su pera suturada pero feliz de sorprenderlo.

Cuando le mandamos la foto de Lola dibujando para el, grabó un audio para ella “Lola, mi vida! Te dolieron los puntitos que te pusieron? Tratá de portarte bien y jugar despacio así no te lastimás”

“Gracias por cuidarme el susto” grabó ella.

El respondió “De nada Lola, cuidate y jugá desapacio así no te lastimás. Te mando un besito grande”

Hablando con Cecilia, nosotros le decíamos que era muy emotivo para ellos, trabajadores del SAME, encontrarse con estos gestos de agradecimiento. Entre tantas cosas feas, esto era un lindísimo regalo.

Hablando con Emmanuel de esto mismo, nos dijo “Lola se subió conmigo a la ambulancia, se bajó tranquila. Me hacés dormir contento, me da mucha ternura cuando te agradecen así” sin haber recibido todavía, la sorpresa de Loli.

“La hice sentir cómoda y protegida” piensa Emmanuel y justamente coincide con lo que sintió Lola y con lo que piensa su mamá. “La llevó a upa, fue re tranquila”.

Cuando en el SAME, llegó el dibujito y un helado para agradecerle, Emmanuel nos mandó la foto y automáticamente se la reenviamos a Lola.

“Muchas gracias Lola, por el helado y me encantó el dibujito. Muchísimas pero muchísimas gracias. Te mando un beso grande hasta el cielo”

Son esos gestos que se guardan en el corazón. Para Loli, el gesto de ternura y contención de Emmanuel, no pasaron para nada desapercibidos y para Emmanuel, el gesto de agradecimiento de ellas, tampoco.

Para nosotros, la fortuna de haber quedado en el medio de tanto gesto y poder compartirlo con todos

2 comentarios en ««Lola y Emmanuel», una linda pequeña historia de grandes gestos»

  • el junio 11, 2020 a las 7:39 PM
    Enlace permanente

    Conociendo a ema era de esperar que pase eso por la gran persona que es y la dedicación que tiene tanto en el same como en bomberos. Mis felicitaciones. DIEGO.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *