“Lo que hacemos no se cobra, no podemos cobrar por la búsqueda de una persona». Diego Tula, el adiestrador de Bruno, el perro que salva vidas

Diego Tula y su esposa Raquel Peralta, dedican gran parte de sus horas del día al adiestramiento de Bruno, el perro más conocido en el rastreo de personas vivas de Argentina. El can K9 tiene casi 7 años y lleva su vida a disposición de la búsqueda de personas. Su presencia estuvo en los casos de Anahí Benitez, Sheyla Ayala, y hasta participó en la búsqueda del joven vinculado con el triple crimen de Melchor Romero. En un mano a mano el adiestrador cuenta el sueño de que en Argentina existan «más Brunos» y escuelas de adiestramiento, el deseo de que se reconozca la labor del can y la intención de países limítrofes de hacer de este equipo una técnica de búsqueda reconocida.

 Es uno de los tantos argentinos anónimos que en el día a día brega y sueña por un país mejor. No le interesan las cámaras, solo anhela desde su profesionalismo brindar su aporte a la sociedad. Diego Tula es un adiestrador que junto a Bruno, perro especialista en búsqueda de rastros aporta a diario para que muchos hechos de repercusión pública puedan esclarecerse; a pesar de ser una herramienta que ha dado probadas muestras de ser útil para la Justicia solo el Municipio de Escobar cuenta con un área destinada a tal fin. Todos conocen el tema, saben de la utilidad de los canes en estos procedimientos, sin embargo la falta de decisión política en muchos casos es el “palo en la rueda” para lograr algo vital; que muchos casos no terminen en tragedia.

Diego es el adiestrador de Bruno, un perro de siete años de edad, único en la provincia por su olfato desarrollado. Cada vez que un caso de repercusión pública empieza a visibilizarse en los medios, aunque en otros no, convocan a Bruno, que “trabaja” para la Secretaría de Seguridad y Prevención Comunitaria de Escobar.


El caso más emblemático es el del homicidio de Anahí Benitez, cuyo juicio comienza el 18 de febrero en los Tribunales de Lomas de Zamora. Desde que fue incorporado a la brigada canina de Escobar, Bruno participó de la investigación del doble crimen de El Palomar, ocurrido en 2015, por el que fue condenado a perpetua Enrique Alcaraz. También integró, junto con perros de los Bomberos de Punta Alta, la búsqueda de Araceli Fulles, otra de las jóvenes asesinadas este año. Fue clave en la búsqueda de los pescadores en la ribera de Quilmes también.

“Bruno es especialista en buscar el olor de una persona en particular. Todos tenemos un olor particular, es como una huella digital. No hay dos olores iguales en el mundo”, sintetizó Tula, y no se guardó elogios para su perro: “Es muy rápido para resolver. Ahora que está experimentado es rapidísimo. Hace una excelente discriminación de olores y puede seguir el rastro de una persona incluso en un vehículo”.

En la tranquilidad de la charla, Diego se muestra predispuesto y apasionado como su esposa Raquel al hablar de Bruno: “en el último encuentro que tuvimos en Brasil se pudo ver perfectamente la diferencia con otras técnicas de rastro y el trabajo que realiza Bruno, de hecho han decidido preparar perros bajo el sistema que entrenamos con Bruno.

“En la preparación de Bruno combinamos distintas técnicas de rastro desde rastro deportivo, mantrailing, el rastro que se practica en Canadá, odorología forense , nos apoyamos en toda la parte científica acerca del comportamiento del olor humano, principalmente en zonas urbanas, Así fuimos combinando las técnicas hasta conseguir la efectividad que tiene hoy Bruno” .

Bruno cuenta con más de 200 operativos con una eficacia del 100% . Todos documentados en actas. Desde prófugos, chicos desaparecidos , o personas con problemas de Alzheimer. La efectividad del trabajo de Bruno viene dada por la rapidez con que somos activados entre 5 o 6 horas más tarde de la desaparición de la persona.

“El rastro más antiguo que realicé con Bruno fue de 5 días de antigüedad , aquí en una isla del delta, un lugar con una vegetación selvática. Su predisposición para aprender, para el trabajo y el vínculo que tenemos, por lo demás es un perro normal como cualquier otro”, indica Diego Tula.

Al referirse a las formas de entrenamiento indicó que “no hay secretos en el rastro . Entrenar de forma constante, humildad, compartir entrenamientos con otras unidades caninas , no sentirse en poder de la verdad absoluta y tener la mente abierta para escuchar y aprender de los demás .

Los vínculos con los casos

  “Una de las búsquedas que tengo más recuerdo es la de un profesor de inglés que fue secuestrado por error en la ciudad de Mariano Costa lo abandonaron a 15 km de la ciudad en un monte intransitable. El operativo estuvo muy bien coordinado con todos los participantes y policía y gracias al rastro de Bruno fue localizado con vida después de 27 horas con un alto índice de hipotermia. Al día de hoy tenemos una fuerte amistad”, precisó.

  Además de intervenir en la búsqueda de Anahi Benítez (Lomas, abril 2017), en Bruno estuvo en San Francisco Solano durante diciembre del 2018 en la búsqueda de Kimey. El pequeño de 3 años, estuvo desaparecido cerca de 24 hora y fue encontrado sano y salvo gracias al accionar del canino rastreador.

  En tanto, hay familias que buscan a sus familiares y claman por la ayuda de Bruno. Una de esas familias es la de Roxana Villalba, la joven varelense está desaparecida desde el 7 de diciembre de 2018 y nadie ha podido dar con su paradero. Alejandra – madre de la adolescente desaparecida- en varias ocasiones solicitó a la Fiscalia que lleva adelante la causa.

Apostar por el país

Porque pensás que no se replican unidades de adiestramiento para que haya “muchos Brunos” en Argentina?
-Nosotros lo hemos planteado todo a los políticos de turno, hemos mantenido reuniones, pero el tema nos excede, creemos que falta la decisión política.

Tenés ofertas con tu familia del exterior, para que esta labor que llevan adelante acá se haga en otro lado?
-Si, tenemos propuestas, pero yo apuesto aún por Argentina, tengo intenciones de que todo esto se puedo plasmar en mi país, por eso apuesto una vez más a ver si se concreta todo lo que se puede hacer para que el tema de rastros se mire de otra manera, más profesional y se comprenda que es una herramienta de utilidad en los procesos de búsquedas de personas.

  Con la simpleza de los grandes, la entrevista finaliza y Diego junto a su familia aguardan que algún político o funcionario atienda su propuesta y se pueda replicar experiencias como las de Escobar en distintos puntos del país, él no busca rédito político, solo anhela con una mejor sociedad para los generaciones venideras.

Romina Martínez Parfeniuk @romaparfe

Guillermo Troncoso @TroncosoGuille

Fotografía @patriciagalloph @patriciagallofotografia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *