Llamado al 911, la acusación de «algo muy grave», camión encontrado, desgarro y testimonios de allegados coinciden en la versión del suicidio

Alrededor de las 5.30 del martes, un hombre fue encontrado sin vida en un puente en el cruce de la Ruta Nacional 5 y ruta provincial 51.

Policía Comunal de Chivilcoy juntamente con la Subdelegacion de Investigaciones Iocal, se encuentra investigando el fallecimiento de una persona de sexo masculino identificado como Marcos Juarez, de 49 años, camionero, oriundo de la localidad de Pilar.

A primera vista se puede manejar la hipótesis de un suicidio, teniéndose en cuenta las versiones de personas allegadas a la víctima. Además, hubo dos llamadas a la Comisaría de Alberti y otra recepcionada en el 911 de Chivilcoy, de un hombre que alertaba sobre la intención de terminar con su vida.


Según pudimos saber en la llamada al 911, que se investiga si la misma tiene relación con el hombre encontrado fallecido el hombre que se habría identificado como Mario, que se encontraba en Chivilcoy y que advertía sobre su decisión de terminar con su vida. En la misma llamada habría indicado que se había sido acusado de «algo muy grave» de lo peor que se lo puede acusar a una persona y que era oriundo de Pilar.

El cuerpo de Mario Alberto Juarez de 49 años, fue hallado debajo del puente del cruce de rutas provincial 51 y nacional 5 en horas de la mañana.

Si bien no fue confirmado por las autoridades competentes, se pudo encontrar el camión con el que trabajaba Juárez, a unos 500 metros sobre la Ruta Provincial 51 en dirección a Benítez.
La familia que llegó a nuestra ciudad pasado el mediodía, ratificó que Juárez no atravesaba un buen momento, que se encontraba deprimido y que ya había manifestado la intención de terminar con su vida. Incluso trascendió que tenían estados de whatsapp y conversaciones sobre la drástica decisión que iba a tomar.


Detalles de la escena donde fue encontrado y primeros trascendidos de la autopsia

Si bien no es información oficial ya que se encuentra la causa en plena investigación, en el lugar se pudo encontrar un teléfono celular que le pertenecería a la victima y documentación. Una de la versiones que se daba sobre el lugar donde fue encontrado, indicaba que no había sangre y eso fue totalmente descartado en la investigación. Juárez era un persona de contextura gruesa, que pesaba más de 90 kilos y que por las lesiones que son de público conocimiento por supuesto que en el lugar había sangre. El hombre se habría arrojado al vacío con sus manos atadas y una soga que había colgado de la baranda del puente a la altura de la banquina de la ruta. Casi paralelo a la pared del puente y se pudo observar lo que se llama sray sanguíneo en el muro de contención del terraplén. Por otro lado, la soga aparentemente sería nueva, gruesa. También se confirmó que en el rostro tenía lesiones previas que no condicen con el suicidio. En principio, Juárez habría sido víctima de golpes previos a su drástica decisión, lo que puede coincidir con lo mencionado a través del Sistema de Emergencia, que lo habían acusado de «algo muy grave».

Otro de los temas que generó dudas, es que se encontraba maniatado y fuentes extraoficiales consultadas, indicaron que en la cabeza de un suicida es difícil determinar en qué cosas piensan o analizan antes de quitarse la vida, pero no se puede descartar que el mismo haya atado sus manos con otra soga porque la distancia entre los puños es de alrededor de entre 40 y 50 centímetros que es una distancia que permite accionar entre sus miembros inferiores.

Si bien es un detalle sensible, se supo que se desmembró, pero que en la zona del cuello la herida es de desgarro y no de corte y que podía deberse a la altura de donde este hombre se arroja y el peso de su cuerpo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *