La familia de Ema y esas 5 horas eternas

Ema de 7 años fue hallada en perfecto estado de salud, sin lesiones que indicaran ninguna situación de violencia ejercida por otra persona.

Según pudimos saber y lo informamos, los papás de Ema habían manifestado desde el inicio de la búsqueda, que era frecuente que la niña se escapara pero que en seguida volvía o la agarraban y que además tenía como una fijación con las puertas.

Advirtieron la desaparición de Ema a las 21.30 horas, momento en que se da aviso a personal policial.


Los padres de Ema, fueron en móviles policiales buscándola en el barrio de calle 102 numeral 320 donde residen.

Se sumaron vecinos de todos los barrios a la búsqueda, Bomberos, Defensa Civil.

Fue hallada a las 2.30 de la mañana en una vivienda sin moradores de calle Jauretche y Pinto a pocas cuadras de la casa familiar.

Síntesis del hecho

Vecinos advirtieron la presencia de la nena en una vivienda y lograron dar con ella que rápidamente se encontró con su mamá y fueron llevadas por personal policial al Hospital municipal.

El final, fue el más esperado por todos. Ema se encontraba en perfecto estado de salud.

Se comprobó que las lesiones eran escoriaciones leves producto de haberse raspado con algún tapial.

Todos los vecinos fueron llevados a declarar o se presentaron espontáneamente como es el caso del propietario de la vivienda adonde se encontró finalmente la nena y el vecino de la casa lindera que fue llevado por policía a declarar.

La nena habría ingresado a la casa de este último joven, casa lindera a la que fue hallada, la puerta de ingreso estaba abierta y el no advirtió el paso de la nena y una vez que llegó al patio de esa casa, pasó por un agujero del tapial hasta llegar a la casa donde fue encontrada por vecinos que se habían sumado a la búsqueda.

Los raspones que la nena presentaba en brazo y piernas coincidirían con el agujero por el que ella pasó.  

Los padres de la menor, se mostraron agradecidos con el despliegue de personas y servidores públicos y con la investigación.

La tranquilidad de ellos en cuanto a cómo se  trabajó y al haberse constatado que la nena no presentaba ningún indicador de haber sido forzosa su desaparición, resaltando que era habitual que quiera escaparse y deambular solita, llevan a la comunidad también de saber que afortunadamente fue, el mejor desenlace.

Una impresionante cantidad de vecinos se movilizó al conocerse la desaparición de una nena en calle 102 numeral 320 el domingo por la noche. Búsqueda que duró 5 horas que fueron eternas.

La Gaceta del Oeste, siguió cada minuto de la búsqueda que comenzó en la casa de unos amigos de la familia, en calle 102 donde compartían una cena y desde donde Ema se pierde.

Ellos viven a menos de cinco cuadras de la casa adonde se encontraban, sobre calle Basso Dastugue. Es decir, en la dirección contraria a la casa donde Ema fue hallada.

Luego de las horas más desesperantes y advirtiendo que algunos vecinos planteaban dudas a pesar de que se hizo el mayor esfuerzo en llevar tranquilidad y contando minuciosamente lo sucedido, de habernos comprometidos en el lugar con los vecinos que la buscaron espontáneamente a decir todo lo que surja de la investigación y de haber sido testigos de lo que se vivieron durante esas horas, tomamos contacto con los papás de Ema, para que ellos también pudieran “hablarles” a todos.

Era entendible que cuando planteamos hacer una nota, ellos desconfiaran y digan “No hay nada por aclarar, uno aclara y la gente sigue diciendo cosas o sospechando de cosas que no pasaron”.

Fue ahí, cuando en principio, los entendimos porque de alguna manera a nosotros como comunicadores nos pasaba lo mismo. Algunas personas, nos pedían que “contemos todo”, “que no escondamos nada” “que no tapemos a nadie”. Incluso muchas veces los tranquilizamos diciéndoles, “Estamos desde las 11 de la noche con ustedes buscando a Ema, tenemos todo filmado, escuchamos y vimos todo como todos ustedes, tienen nuestra palabra” Así y todo, no solo buscamos la palabra de las autoridades, publicamos el parte policial, entrevistamos al Secretario de Seguridad y relatamos todo lo que se vivió esa noche, pero al igual que los papás de Ema, por mas que cuentes todo, siempre alguna persona iba a desconfiar.

Hablamos en principio con Edgar, papá de Ema y le propusimos conocernos, conocer a Ema quien tuvo en vilo a Chivilcoy y que hizo que una multitud la buscara, si quería el, después hacíamos la nota para llevar tranquilidad a todos y poder agradecer.

Edgar nos recibió en su casa junto a sus dos hijos, entre ellos Ema. Afectuosos niños que hace apenas un mes viven en la ciudad.

El nos contó que desde el 2006 se mudó a Chivilcoy y que pasaron muchos años juntos, pero separados físicamente porque el trabaja en ésta zona en la construcción y Josefina y sus dos hijos en Gonzalez Catán. Hace un mes que viven todos juntos en esa casa.

Ema tiene un retraso madurativo y distintas patologías que la llevaron a estar durante mas de un año hospitalizada. Después de eso, la internación domiciliaria. En paralelo, su hermanito Edgardo, mayor que ella, presentó un problema con sus plaquetas y glóbulos que lo llevaron a estar hospitalizado hasta que luego de probar distintas medicaciones, los profesionales que lo atendían deciden realizarle una esplenoctomía que es la extirpación del bazo. Es decir que por un tiempo, tuvieron a sus dos hijos hospitalizados en distintos lugares del gran Buenos Aires.

Cuando creían que instalarse finalmente en Chivilcoy, funcionar como familia como cuenta Josefina que era un desafío incluso para el matrimonio porque habían vivido muchos años viéndose cuando Edgar tenía algún parate en su trabajo que le permitía hacerse una “escapada” para poder pasar tiempo con ellos tres, pero sabiendo que era un esfuerzo para poder reconstruirse, sucede que Ema desaparece.

Ellos aclaran una y otra vez, que es cierto que Ema tiene una obsesión por abrir y cerrar puertas y que siempre toman recaudos sobre esto para evitar lo que sucedió lamentablemente. “Siempre estamos pendientes de ella por esto. Es una nena que pasó mucho tiempo hospitalizado, sin sociabilizar, siendo su cuerpito invadido por inyecciones, oxigeno, traqueotomía, alimentada por sonda. Ella ve una puerta y quiere abrirla y salir, por eso nunca la perdíamos de vista. Esa noche estábamos cenando con unos amigos, ellos estaban en la parte trasera de la casa, yo cocinaba unas papas fritas y en un momento quedó abierta la puerta del garaje y ella salió por ahí. Lo advertimos en seguida, unos buscaron en la casa y otros salimos directamente a la calle. Pensé en ir en dirección a nuestra casa, y resultó que Ema apareció en la dirección contraria”.

“Estamos inmensamente agradecidos a toda la gente que participó de la búsqueda sin conocernos. Me sorprende porque no fue gente solamente del barrio. Enterarnos que vinieron del centro, de Varela, de tantos barrios de la ciudad fue impresionante. No tenemos palabras para agradecerles ni tampoco como trabajaron durante esas horas todos para encontrarla”.

También agradecieron a la policía, bomberos, defensa civil. “Era una noche fría, eran montones de vecinos junto a ellos buscando a nuestra hija y no se fueron hasta encontrarla. No tenemos palabras. Fueron horas que no se las deseamos a nadie pero con este final y habiendo visto la cantidad de gente que se movilizó, que compartió la búsqueda en redes sociales, no nos quedan palabras con esa solidaridad”.

Entienden, pero un poco les duele que no todos les crean y remarcan “No estaríamos tranquilos su hubiésemos visto que Ema pudo haber pasado por algo mas feo que haberse perdido. Buscamos a Ema con los polciias, fuimos llevados a la Comisaría, nos preguntaban cosas de ella juntos y separados, nuestro amigos de donde estábamos cenando tuvieron que declarar, revisaron su casa varias veces y ellos estaban tan desesperados como nosotros en encontrarlas, por eso entendimos que se manejaron bien indagando en detalles del entorno más cercano de Ema para ir descartando y avanzando en la investigación”.

“No tenemos dudas que ninguno de los dos propietarios de las casas tienen algo que ver. Como tampoco tenemos dudas que a Ema le haya pasado algo peor que haberse perdido. Una amiga mía fue la primera en llegar adonde estaba la nena y después llegué yo. Me subí al patrullero y les dije que quería llevarla al hospital y me explicaron que eso es parte del protocolo, me dio tranquilidad. En el hospital me dijeron que debían revisarla toda para constatar lesiones y les dije que eso era también lo que nosotros queríamos. Por suerte, solo tuvo raspones en sus brazos y unos pequeños hematomas y raspada en la parte de la panza y la cadera que coincide con el lugar por donde ella pasó de una casa a la otra”.

En esto, Edgar es tajante. “Cuando vi que mi hija estaba bien les pedí de ir adonde la habían encontrado para ver por donde había pasado”.

Es entendible, ellos conocen mejor que nadie a su hija y saben qué cosas puede o no hacer. Para Edgar era importantísimo confirmar o no que ella pudiera haber pasado por sus propios medios y descartar que alguien la haya llevado a la fuerza en la calle pudiéndola haber descartado en ese lugar al ver el despliegue de gente que se movilizó.

Edgar asegura que su hija pasó por ese hueco del tapial y coincide en que la nena ingresó a la vivienda lindera a la que fue hallada, pasó por ese hueco y no pudo salir hasta que los vecinos rompieron la puerta de entrada de la casa deshabitada y la que da al patio encontrándose con Ema en ese lugar.

“Ema tiene dificultad para comunicarse, se hace entender, pero no habla, algo que esperamos que pueda hacer. Pero entiende todo. No es una nena que esté acostumbrada a tratar con gente por todo esto de haber estado hospitalizada gran parte de su vida seguramente, por eso nosotros decíamos que podía asustarse con facilidad. Ella hace un gemido que es lo que seguro han escuchado los vecinos. Por suerte, no había llegado a tomar la medicación, porque si no hubiese sido más difícil encontrarla porque se podría haber dormido. Esa noche hacía mucho frío y ella es muy friolenta y estaba solo con una remera”.

Personas que declararon en la Comisaría que habían visto a una nena y que cuando se acercaron a preguntarle si estaba perdida, salió corriendo. Lo importante, es que la habían visto sola.

Por supuesto que los padres se preguntan por qué salió en dirección contraria a su casa y ella no puede contarlo. Es ágil, inquieta por lo que suponen que por alguna razón se desorientó y caminó. Encontró la puerta abierta de la casa de un joven, ingresó a la misma sin ser vista, llegó al patio y desde ahí en algún momento encontró este agujero en la pared, pudo pasar y se quedó en ese lugar porque se había raspado y no iba a volver por el mismo conducto.

Las lesiones son coincidentes y eso da tranquilidad.

“Nosotros sabemos su comportamiento. No la descuidamos fue un segundo donde quedó abierta esa puerta, pero prestamos mucha atención. Es cierto que ella tiene esa manía con las puertas y salir pero estamos muy encima de ella y son segundos hasta que la agarramos. Esto fue tremendo para nosotros, no se lo deseamos a nadie. Afortunadamente terminó de la mejor manera y si nosotros tuviéramos dudas no nos hubiésemos quedado tranquilos”.

Destacan a sus amigos que fueron interrogados para descartar otras posibilidades, a los vecinos que abrieron las puertas de su casa para que la policía revise siendo una fea situación, a los propietarios de las casa donde Ema estuvo y fue encontrada que fueron a la Comisaría, a la inmensa cantidad de gente y todos los que colaboraron para encontrarla.

Quedan interrogantes claro. Pero que tienen que ver con no poder saber con exactitud, por qué Ema salió en otra dirección, pero descartan absolutamente un hecho de otra magnitud y agradecen. Agradecen mucho.

Estuvimos con Ema, falta su voz, pero se expresa con gestos, con su mirada, sus sonrisas, te agarra fuerte de la mano para llevarte o pedirte algo.

Ema no sabe, cómo movilizó a una comunidad entera y que tuvo en vilo 5 horas eternas a quienes sabíamos de su desaparición.

Para Ema y su familia, empieza ahora una vida “normal”. En familia, en su casa, en una nueva ciudad, escuela nueva y ojalá las mejores condiciones.

Escucharlos contar todo, mirarlos a los ojos y ver la angustia que vivieron y la felicidad de que tuvo el mejor final, no nos deja lugar a dudas. Fue el mejor final.

Un comentario en “La familia de Ema y esas 5 horas eternas

  • el enero 28, 2020 a las 9:29 PM
    Permalink

    Pregunto? porq había gente q se junto frente a la casa donde apareció la nena patotenado ,gritando q iban a romper y prender fuego la casa?ya señalando al dueño q nada q ver ,es un excelente vecino,ni siquiera está viviendo ahi,cómo avanza la incultura!!!!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *