Estás leyendo

Hubo acuerdo y se levantan los bloqueos a las plantas lácteas

Sancor Chivilcoy
Sancor Chivilcoy

Luego de siete horas de negociación propiciadas por el Gobierno, el gremio de la industria láctea, ATILRA, accedió a levantar el paro y los bloqueos a las plantas lácteas de todo el país, que ya estaba provocando una zozobra general en la actividad, porque trababa las entregas de materia prima y obligaba a los productores a derramar millones de litros de leche en los campos y las banquinas.

 

 

 

 

En el acta acuerdo firmado tras la extensa reunión por todos los sectores de la cadena, se acordó que las entidades de la industria láctea “se comprometieron a establecer los precios del mes de julio, procurando acercarse a los valores pagados en junio, de acuerdo a las relaidades y posibilidades de pago de cada empresa”. Esto implica que el sector industrial daría marcha atrás con los descuentos en los precios que paga al productor, y que habían llevado el precio de la leche de unos 3,20 pesos por litro a 2,90 pesos. Este era el reclamo de ATILRA, que comenzó el domingo con los bloqueos de algunas plantas santafesinas y a partir de hoy ahbía dclarado un paro en todas las fábricas del país.

 

 

 

 

 

Pero como estas rebajas al productor eran aplicadas con el argumento de un fuerte descenso de los precios internacionales de la leche en polvo (de unos 5.000 dólares por tonelada a menos de 2.000 dólares) en pocos meses y el derrumbe de las exportaciones, también se acordó “la conformación de una mesa política y técnica para dar seguimiento y ordenamiento al sector lácteo, de la que participarán las entidades abajo firmantes, representantes de los distintos sectores (producción, industria, trabajadores y transporte) y de los organismos del Estado Nacional necesarios para llevar adelante los estudios técnicos correspondientes”.

 

 

 

 

De la negociación no participaron directivos del sector supermercadista, un sector que los tamberos insisten en sentar a la mesa de negociación por los altos márgenes de ganancias que obtienen en el rubro lácteo.

 

 

 

 

Un punto clave para cerrar el acta fue que los industriales aceptaron hacer la contabilidad de todos los litros de leche que se perdieron por la medida de protesta, para pagarlos y compensar “la efectiva pérdida que pudieran haber sufrido los productores”. Las empresas también pagarán los salarios de sus trabajadores son contabilizar el día de paro.

Articulos relacionados

Dejar un comentario