Estás leyendo

Estela Mena: sepultada bajo una montaña de preguntas.

tumblr_inline_nre7scbbxL1t82p0d_500

 

 

 

Yo te vi.

Te vi llena de vida.

Te vi maternar llevando y trayendo a tus hijos del jardín y de la escuela, te escuché… ahí nomás, a unas cuantas sillas de la mía, preocupada y atenta por su educación y su cuidado en las reuniones de padres dónde sólo habíamos puras madres…

Te vi atravesar la sala de espera de los consultorios entre los que se hallaba el tuyo, siempre dejando un olor a mujer trabajadora, inteligente, preparada, sensible…

Llevo en mi memoria tu cabellera rubia y tus ojos claros…

Tu voz suave y delicada.

Tu andar liviano…

Tu vestir sencillo y unos cortos trotecitos de la puerta de la escuela al auto, que daban cuenta de tu apuro por llegar a todos lados…

Te vi, llena de vida, yo te vi.

Te vi, Estela, dejando la sospechosa estela de una mujer radiante.

Contame Estela ¿cuándo fue que se te perdieron las ganas de vivir?

Contame Estela ¿cómo el romance con tu profesión no fue suficiente?

Contame ¿Dónde estábamos todxs mientras te secuestraban el abandono y la desolación?

¿Dónde estábamos mientras tu alma, exiliada en una cama, clamaba desde la intemperie de tu propio hogar?

¿Quién colocó la depresión en el trono dónde supo habitar tu dulce sonrisa?

¿La descalificación?

¿La humillación?

¿La amenaza constante?

¿La opresión?

¿La culpa?

¿Acaso sea alguien que no era nada sin tu brillo, y necesitaba ardorosamente tu menoscabo para sentirse menos miserable, para así seguir portando un andar florido de autosuficiencia y poder?

¿Acaso esx alguien te creyera deudora y vos estuviste dispuesta a pagarle a toda costa?

¿Acaso advertiste -gracias  a tu profesión- que habías caído en las redes de la perversidad, y que… salvo que esta cambiara de presa, estarías condenada a muerte?

¿Acaso te hartaste de saberte enamorada de una ilusión dañina de la que no te podías desprender?

¿Acaso no te pudiste perdonar haberle entregado tu Ser al vacío del desamor presa de una proyección de tu propia imaginación?

¿Acaso lograron convencerte de que habías perdido la cordura?

¿Quién se robó tu salud y te atiborró de pastillas?

¿Acaso sea quien presenció la rotura de tu costilla?

¿Quién te dejó tirada en tu cama, mientras tu cuerpo comenzaba a apagarse?

¿Qué muros tan altos ensordecieron tus dolores?

¿Qué noches tan oscuras invisibilizaron tu sufrir?

¿Qué mordazas se atrevieron a sujetar las denuncias que se cuelan hoy por los muros de tu tumba?

¿Por qué hasta los kilos decidieron abandonarte?

¿Cómo te quedaste tan sola estando rodeada de gente?

¿Acaso quisiste dejarnos algún mensaje, eligiendo tan luego un 14 de febrero, como día de tu muerte?

 

 

 

María Laura Razzari 

Prof.  de Historia y Filosofía.

Presidenta y fundadora de Maltratocero Asociación Civil.

www.maltratocero.org

Articulos relacionados

2 Thoughts to “Estela Mena: sepultada bajo una montaña de preguntas.”

  1. sonia

    me dijeron que en chivilcoy se estaban juntando firmas para reabrir la causa

  2. Marina Marenda

    Hubo abandono de persona. Me siento tan impotente pensar que ese delincuente esta suelto. Difundamos, y dudemos de denunciar las cosas más pequeñas de maltrato. JUSTICIA POR ESTELA!!!!!

Dejar un comentario