Estás leyendo

Escuela N°28 Chivilcoy: REINAUGURACIÓN BIBLIOTECA “LEOPOLDO DÍAZ”.

11139356_10200753908846781_6860004103755539573_n

La Escuela Primaria N°28 “Carlos Ortiz”, el Jardín de Infantes N°913 “Bomberos Voluntarios” y la EES N°11 (Anexo), participaron de la reinauguración de la Biblioteca “Leopoldo Díaz” el lunes 13 de julio de 2015.

 

 

 

Durante el acto se entregaron ejemplares del libro “Crónica del rescate de un poeta” – reseña histórica sobre Carlos Ortiz –, de Guillermo R. Pinotti, para las bibliotecas de las escuelas primarias y secundarias de Chivilcoy.

 

11695002_10200752890821331_4698671195026696664_n

 

La obra fue declarada de Interés Legislativo por la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires mediante proyecto presentado por el diputado provincial Guillermo Britos, quien también arbitró los medios para la edición de la misma.

 

 

 

También fue declarado de Interés Municipal en forma unánime por el Honorable Consejo Deliberante de Chivilcoy.
Se encontraron presentes en la ceremonia inaugural el diputado provincial Guillermo Britos, autoridades del ámbito educativo y municipal.

 

11737808_10200752881941109_541800543568061698_n

 

La Biblioteca de la Escuela Nº 28 lleva el nombre Leopoldo Díaz, poeta, abogado y diplomático argentino nacido en Chivilcoy, que fuera maestro de Carlos Ortiz, prócer de la literatura chivilcoyana y reconocido por sus obras “El poema de las mieses” y “Rosas del crepúsculo”.

 

 

11694839_10200752872940884_791535544365429603_n

 

 

Leopoldo Díaz: (Chivilcoy, 1862 – Buenos Aires, 1947) Poeta argentino. Abogado y diplomático, pasó buena parte de su vida en el extranjero: Francia, Suiza, Noruega, España. Fundó el diario La Palabra. Enamorado del parnasianismo, experimentó también la influencia de los simbolistas franceses y su gusto francés se reflejó no sólo en la orientación y el tono de su lírica, sino también en su lenguaje, con las naturales consecuencias.

 

 

Pese a todo, fue uno de los primeros modernistas de América y vio sus Bajo-relieves (1895) elogiados por Rubén Darío. Su principal modelo fue José María de Heredia, el poeta cubano-francés. En el culto al “estetismo”, llega este lírico argentino muy lejos, aunque casi siempre en perjuicio de la emoción; sin embargo, muchos de los que lo llaman “poeta frío” se olvidan de la característica “frialdad” de la mayor parte de los cultivadores de las llamadas “corrientes modernísimas”. Escribió también versos en lengua francesa.

 

 

 

 

Indudablemente, es un maestro del soneto castellano, como puede apreciarse en su libro deSonetos (1888) y en otras composiciones de esta forma métrica posteriores, algunas de ellas recogidas en la Antología que editó en 1945, como homenaje al “decano de los poetas argentinos”, la Academia Argentina de Letras. Otros libros suyos son Las sombras de Hellas(1902), Atlántida conquistada (1906), Las ánforas y las urnas (1923) y El sueño de una noche de invierno (1928). Leopoldo Díaz es un orfebre lírico cuya brillantez disimula muchos fallos emotivos y de lenguaje.

 

 

 

Guillermo Pinotti

Articulos relacionados

Dejar un comentario