«El último abrazo» de Emanuel Bibini

EL ÚLTIMO ABRAZO

Se acercaba ya el ocaso

y sabía que debía irme.


Necesité despedirme

y nos dimos un abrazo.

De haber sabido, que acaso

ese abrazo habría de ser

el que me hiciera doler

después de tanta belleza

probé  otra vez, la tristeza

por ese abrazo de ayer.

Pude acariciar tu pelo

y esa dicha sí fue mía.

¡Qué grande fue mi alegría!

tuve un rato de consuelo.

Más, me arrastré por el suelo

Cuando luego, lo sabría

otro abrazo, ya no habría

porque el amor se acababa

mi corazón lo lloraba

¡Qué triste que fue ese día!

Cada cual se fue marchando

por el camino que quiso

y la tierra que yo piso

mi huella fue dibujando.

Pero te estaré esperando

Porque si algún día, acaso

antes que caiga el ocaso

me darías tu amor de vuelta.

Es que mi alma quedó en vuelta

en ese último abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *