El Presidente de Trenes Argentinos, Marcelo Orfila, brindó minuciosos detalles del trabajo realizado y proyectos por delante

Invertimos más de 250 millones de dólares y que en 12 años se gastó mucho mas, tirando plata de una manera increíble y si se hubiese hecho podríamos haber salvado tantas vidas.

Marcelo Orfila, Presidente de Trenes Argentinos, fue entrevistado en “Mañanas Picantes” (Am 1410 y Fm 101.5) donde ser refirió a la vuelta del tren a Bragado el próximo 15 de Julio y de todo el trabajo realizado en estos años.

“Seguimos conectando los pueblos de la provincia de Buenos Aires, en este caso, la semana que viene con Mechita y Bragado. Siempre dijimos que las condiciones de seguridad era lo más importante en nuestra gestión. Se arregló el puente de Rio Salado, se revisó todo el sistema de vías, también el puente de La Clarita, y supervisamos las estaciones evaluando lo que faltaba hacer ahí, ahora estamos con los últimos detalles para poder llegar el lunes a la noche a recibir el tren”.

  • En qué situación estábamos cuando asumió el cargo en Trenes Argentinos y cómo nos encontramos ahora?

En el 2015 teníamos 29 pueblo que tocábamos en todo el país, hoy son 67 y seguimos trabajando a nivel federal, en seguir uniendo pueblos. De los últimos 50 años, en trenes, se invirtió prácticamente nada y estaba realmente en un estado muy deplorable y empezamos a trabajar en un plan que le presentamos al Presidente Macri al principio de 2016 que el lo aprobó y que estamos ejecutando. Trabajamos en todas las áreas, es la compañía más grande del país, tiene tantas cosas por hacer que vamos priorizandoy dándole respuesta a la gente lo antes posible. Generamos un cambio en la calidad de servicio, las últimas encuestas dan en un 88% la gente muy conforme con el servicio, cambió mucho el trato del personal con un plan que iniciamos en el 2016, que tiene que ver con un cambio cultural que era pasar de una compañía que movía a trenes a una compañía que brinda servicio al pasajero, donde cada empleado es un referente del ferrocarril y trabajamos mucho con la atención, el saludo, la forma de atender a la gente y eso ha cambiado mucho porque hoy tenemos a la gente muy conforme con el personal.

Trabajamos mucho en la seguridad, no solo con la operacional, sino con la seguridad de las personas donde armamos un mapa del delito donde supimos donde teníamos los mayores problemas de inseguridad, colocamos más de 2200 cámaras en todo el sistema ferroviario donde cubrimos mas de 75% de los pasajeros y donde se sienten muy seguros los pasajeros.

Con la Ministra de Seguridad Bullrich y de Transporte Dietrich, inauguramos las cámaras de reconocimiento facial en Retiro, Once y Constitución, brindando seguridad y evitando que gente que tiene pedido de captura no esté circulando entre nosotros en los trenes.

Hicimos dos viaductos en San Martin y Mitre después de 100 años, los trenes de larga distancia son de primera calidad, por lo que el crecimiento de pasajeros en larga distancia y regionales aumentó un 100% y seguimos creciendo, por lo que estoy muy contento porque lo refleja la gente y reconocen la calidad de servicio.

“El trafico interpueblos en el que no había movimientos y eso hoy lo tenemos. Eso hizo que la gente tenga otro medio de comunicación, que es seguro, confiable, económico y eso genera lo que siempre hubo que es que a la vera de los pueblos esté el ferrocarril. Los pueblos nacen con el ferrocarril. Lo que apuntamos con el cambio cultural fue a esa cultura del amor por el ferrocarril donde muchos teníamos un padre, un tío, un abuelo que trabajó en el ferrocarril. Cambiamos los tres convenios colectivos de los cuatro gremios que tenemos de 42 años de antigüedad y hoy tenemos un convenio basado en la capacitación y la meritocracia. Terminamos con digitar quien entra, quien asciende sino quien mas cumple, se preocupa, a los que trabajan y eso generó un cambio increíble que hemos tenido y me siento muy orgulloso de eso porque cada uno puso su granito de arena para que suceda”.

  • Hace poco estuvieron en los Talleres de Mechita, en qué situación nos encontramos hoy con ese tema?

Teníamos siete talleres en los que prácticamente no hacíamos nada de mantenimiento teniendo 23 mil personas y sin embargo tercerizaban todo con operadores privados. Nosotros equipamos los talleres, capacitamos a la gente y el 90 % del mantenimiento lo hacemos internamente. La instalación de Mechita nuevamente, permitió que se generen oportunidades para hacer trabajos en Argentina, muchos trenes de carga que necesitan mantenimiento y reparaciones y tenemos el proyecto de fabricar trenes aca.

Otra cosa que es muy interesante y tal vez lo comentamos poco y no se sabe, es que tenemos un laboratorio con un grupo de profesionales muy capacitados con los que reemplazamos piezas importadas. Esto es fundamental porque nos da una rápida reacción y mantenimientos para los equipos y bajar significativamente el índice de falla que es uno de los logros más importantes porque nos permitió tener mas trenes en funcionamiento.

Cuando llegamos teníamos 44 formaciones paradas y el año pasado cerramos solo con dos. Pero tener prácticamente la totalidad de la flota funcionando hace que podamos dar respuesta a las demandas de la gente. Hoy reemplazamos piezas que son importadas por producción nacional. Los costos por ejemplo, el parabrisas de un tren, que algunas veces los apedrean, valía 16 mil dólares y hoy los hacemos por 6 mil dólares en Argentina. Nos reunimos con autopartistas, les planteamos si podían hacerlo, hicimos planos, lo trabajamos con ellos y hoy tenemos rápido y de la misma calidad para reemplazarlos. Así lo hacemos con miles de piezas pequeñas, complicadas y esto es volver a tener la industria nacional ferroviaria que se reactiva y empieza el círculo virtuoso que el Presidente Macri llamó la revolución de los trenes. Nos pone felices ver una industria que resurge con una enorme cantidad de trabajadores, de mano de obra argentina y es lo que vinimos hacer, básicamente con planificación, trabajo y no retroceder cada vez que hay un cambio de gobierno. No se puede discutir si se va a invertir en trenes, lo que hay que discutir es cuanto más se invierte en ellos.

El Belgrano Cargas a cargo de Ezequiel Lemos que está haciendo un trabajo impresionante donde ha crecido del 2015 a hoy un 100%.

“Cuando asumimos no estábamos tan optimistas como hoy, porque era abrumador todo lo que teníamos por delante, con tantas cosas para hacer con problemas en todos lados, convenios colectivos que no te permitían trabajar, cuando necesitabas trabajadores para la línea de San Martin no podían trabajar los empleados del Mitre y hoy eso se terminó. La gente pertenece al Ferrocarril, y donde se los necesite contamos con ellos donde hace falta. Compramos siete máquinas para hacer mantenimiento de vías que no existía e incorporamos un montón de tecnología donde el trabajo se facilita y se hace mucho más rápido, tornos bajo piso, lavaderos automaticos para trenes cosas de las que nunca nadie se había ocupado. No se puede tener un tren por lavarlo a mano”.

Consultado sobre los próximos avances, Orfila destacó “El sábado se viene la inauguración  del Taller de Tolosa, que va a manejar casi 800 trenes que cerró en el 2001, y hoy el jefe de ese taller es el que tuvo que cerrar ese año y lo abrimos con el con una tecnología moderna, de primer nivel. Se viene la electrificación del San Martin, que se va a adjudicar antes de  fin de año, el viaducto del Belgrano Sur que une La Matanza y Constitución que a fin de año terminamos el primer tramo y ya se licita y adjudica el segundo tramo. Innumerables cambios de vías, nuevas centrales eléctricas, sub estaciones, cambiamos mas de 179 kilómetros de cables que eran de 1905 de tela con aceite. Son cosas que no se ven, no as ven los pasajeros, pero que son fundamentales para que un tren no se pare y pierda la calidad de vida.

“Estamos trabajando muy fuerte para dar vuelta esta historia y tener trenes de nivel mundial. Calculo que nos va a llevar 10 años más invirtiendo a este nivel para poder llegar a un nivel como en otras partes del mundo. Tenemos clarísimo el plan y sabemos cómo llevarlo adelante. Estamos terminando de poner el frenado automático, el Roca ya lo tiene, si hay una señal que se pasa en rojo, un exceso de velocidad el tren se frena automáticamente y esto evita muertes. Invertimos más de 250 millones de dólares y que en 12 años se gastó mucho mas, tirando plata de una manera increíble y si se hubiese hecho podríamos haber salvado tantas vidas. Es fundamental y vamos a seguir. Calculamos que para el año que viene tendremos todo el sistema ferroviario con frenado automático”.

Share this...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *