El bautismo de las plazas de Chivilcoy. Archivo Literario Municipal

El bautismo de las plazas de Chivilcoy, el 6 de noviembre de 1866

Lo efectuó la entonces Corporación Municipal, por iniciativa de Don Manuel Villarino.

Algunos de esos nombres, fueron reemplazados por otras denominaciones posteriores.


Las Plazas Secas, de nuestra ciudad: Su historial y desarrollo, a partir del año 2010

El 6 de noviembre de 1866, según consta, expresamente, en las páginas 8 y 9, del Libro de Actas de la comuna, durante el transcurso de una sesión, de la entonces Corporación Municipal, a través de la feliz y ponderable iniciativa, del ilustre y glorioso fundador y propulsor de Chivilcoy, Manuel Antonio del Carmen Villarino (1815 – 1868), se procedió a bautizar, con distintos nombres, las diferentes plazas, de nuestra ciudad.

Recordemos que, la Corporación Municipal, primer gobierno de la comuna, se había constituido e instalado, el 25 de marzo de 1856, tratándose de un cuerpo colegiado que, se hallaba compuesto por diferentes vecinos locales. En 1866, integraban dicha Corporación: Eduardo Benítez, en calidad de presidente, Álvaro Velarde, Carlos Augusto Fajardo, primer escribano público de Chivilcoy, Agustín Pechieu y, Manuel Villarino, quien anteriormente, realizó el simétrico y armonioso trazado de nuestra ciudad; el cual, fuera aprobado, a través del Superior Gobierno de la provincia de Buenos Aires y la Dirección Topográfica bonaerense, el 20 de julio de 1855. Aquel 6 de noviembre de 1866, merced al proyecto que elaborara Manuel Villarino, se les asignó denominaciones, a cada una de las plazas de Chivilcoy.

Se bautizó así, a las plazas: la principal 25 de Mayo, Moreno, 9 de Julio, Washington, Belgrano, Florencio Varela, Lincoln, Echeverría, Rivadavia y Sarmiento.

Tiempo más tarde, algunos de esos nombres, fueron posteriormente substituidos. Así, por ejemplo, la plaza Lincoln, en homenaje a la figura del ex presidente estadounidense, Abraham Lincoln, recibió en 1892, el nombre del almirante Cristóbal Colón, con motivo de la conmemoración del Cuarto Centenario del descubrimiento de América. A la plaza Washington, en recordación y homenaje al prócer libertador, padre de la patria y primer presidente de los Estados Unidos, general Jorge Washington, el 25 de abril de 1900, se le impuso el nombre de España, como un reconocimiento a la muy numerosa y tan significativa colectividad hispana, radicada y afincada, aquí, en Chivilcoy. Por otra parte, a la plaza Echeverría, que evocaba la figura del poeta, escritor, político y hombre público argentino, Esteban Echeverría, se le asignó, el 8 de junio de 1901, la denominación de “Teniente general Bartolomé Mitre”. En lo que respecta a la plaza Sarmiento, nunca logró materializarse en la práctica y, con relación a la plaza Rivadavia, puntualicemos que, en la década de 1960, durante la administración municipal del ingeniero José María Ferro, se construyó y conformó el parque infantil “Bernardino Rivadavia”, inaugurado el 29 de marzo de 1970. En la plaza España – considerada, legítima y merecidamente, por su hermosa fisonomía, mágico encanto y especial colorido, uno de los paseos públicos, más pintorescos, bellos y atrayentes, de la provincia de Buenos Aires y el país -, las respectivas obras de remodelación y restauración, hubieron de inaugurarse, el 22 de octubre de 1940, en la celebración del 86 aniversario de la fundación de Chivilcoy. Sobre la plaza Mitre, en tanto, puntualicemos que, el 22 de octubre de 1907, en la conmemoración del 53 aniversario fundacional, de nuestra ciudad, se descubrió en el centro de dicho paseo público, un busto del insigne prócer, obra del gran escultor y docente español, radicado en nuestro país, Torcuato Tasso Nadal.

Acerca de las Plazas Secas, que pueden observarse en diferentes sectores de la planta urbana, de nuestra ciudad, su historial surgió a partir, aproximadamente, de los años 2010, 2011 y 2012, durante la gestión del intendente municipal, profesor Aníbal José Pittelli, cuando se fueron construyendo y levantando, en predios o terrenos baldíos, aparentemente abandonados o sin utilidad alguna para sus propietarios, a fin de brindar en aquellos lugares, un rincón de libre esparcimiento y recreación, destinado a la comunidad y, un espacio que, por otra parte, pudiera mejorar y embellecer, la imagen callejera de Chivilcoy. Mencionaremos así, a la plaza seca “La Perla del Oeste”, ubicada en la intersección de las calles 9 de Julio e Hipólito Yrigoyen, a la cual, se le impuso con posterioridad, el nombre de “Charo Latessa”; la plaza seca Julio Florencio Cortázar, situada en la esquina de las calles Paso y Brandsen, en homenaje al gran y memorable escritor universal, que ejerció la enseñanza, aquí, en nuestra ciudad, en las aulas de la Escuela Normal “Domingo Faustino Sarmiento”, entre los años 1939 y 1944; la plaza seca Almacén de Zequiela, ubicada en la intersección de las calles Pirán y Almafuerte; la plaza seca Luis Alberto Spinetta, en homenaje al celebrado músico y compositor del rock nacional, situada en la esquina de la avenida Ceballos y la calle San Lorenzo y, la plaza seca, ingeniero civil Juan Herminio Randazzo, en recordación de este caracterizado profesional de la ingeniería y docente chivilcoyano, ubicada en la intersección de las calles 9 de Julio y Emilio Mitre.

También, podemos citar algunas plazoletas, en diversos puntos geográficos de la ciudad, como por ejemplo, la plazoleta “República de Venezuela”, situada en proximidades de la Terminal de Ómnibus, de Chivilcoy, inaugurada el 26 de octubre de 1980; la plazoleta Evita, sobre la diagonal homónima, en homenaje a la figura de la Abanderada de los Humildes, Eva María Duarte de Perón; la plazoleta José Ramón Ponce, en recordación de este reconocido maestro normal, periodista y hombre público chivilcoyano, nacido en 1942 y fallecido en el año 2000; la plazoleta Dr. Arturo Umberto Illia, en homenaje a la figura del médico, dirigente político y hombre público argentino, ex presidente de la Nación, entre 1963 y 1966; la plazoleta Dr. René Gerónimo Favaloro, en recordación y homenaje, al eminente médico cardiocirujano y hombre público argentino, nacido en 1923 y fallecido en el año 2000, etc.

En algunas de las 10 poblaciones rurales o de campaña, de nuestro Partido de Chivilcoy, advertimos la presencia de plazas, tales como la de la localidad de Moquehuá, a la cual, se le impuso el nombre de Bernardino Rivadavia; la plaza de Ramón Biaus, donde se inauguró, hacia el año 1939, un busto de su fundador, Don Arturo L. Patrón; la plaza de La Rica, bautizada con el nombre de su fundador, Don Emilio Reynes, etc.

Las plazas, colmadas de ejemplares arbóreos – fuentes nutricias generadoras, de fundamental y saludable oxígeno -, constituyen sin dudas, los gigantescos pulmones, a través de los cuales respiran las ciudades y poblaciones, un aire saludable y puro. De allí, la particular importancia de las plazas, en la vida cotidiana, el quehacer y el desenvolvimiento diario, de los asentamientos y concentraciones humanas. Una cuestión de índole demográfica y, la esencia misma de la ecología, hoy, lo están reclamando y exigiendo, para el bienestar de todos.     

Procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

Germán Carlos Nicolini, máster en P. C. e Informática, secretario del Archivo Literario Municipal.             

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.