Dr. Hernán Navarro presidente de Grooming Argentina: Qué es, qué hacer?

 

El Dr. Hernán Navarro, es Presidente de la ONG “Grooming Argentina” y fue entrevistado en Mañanas Picantes (AM 1410 y FM 101.5) para conocer más sobre la problemática.

 

  • Qué es grooming?

 

Lo definimos como acoso sexual virtual a niños, niñas y adolescentes y tiene que ver con los diferentes mecanismos que utiliza un perverso sexual, un pedófilo. Técnicamente se denomina groomer al victimario, donde se gana la confianza de los chicos a través de cualquier plataforma tecnológica con el objetivo de llevar adelante un cometido en lo sexual o delito contra la integridad sexual. Desde diciembre del 2013, el grooming es un delito en Argentina, por eso incentivamos el hecho de la denuncia y desalentar la venganza por mano propia. No se debe salir a cazar pedófilos porque hay herramientas judiciales. El mensaje y el debate que hay que dar en mi criterio, es pensar y reflexionar a qué edad debemos incorporar la tecnología a los chicos, cómo lo hacemos, en qué contexto, si hay un criterio fundado para darle un celular a un chico de 10 años y utilizar una red social. Me parece que el debate debe ser mucho más profundo.

 

  • Cómo fue que llegaste a involucrarte y trabajar con este tema?

 

Me estaba por recibir de abogado, comencé hacer distintos cursos, me llamó la atención desde el campo de la abogacía el tema de los delitos informáticos, tecnológicos, porque es algo nuevo, de hecho todos los delitos, tienen un tramo que es digital. Empecé a investigar sobre el tema, observé una vacancia en relación a esto e inmediatamente, desde la Secretaría de niñez y adolescencia de la Provincia de Buenos Aires, donde trabajo hace 7 años, y ahí se conjugaban varias cosas, con mi vocación de trabajar por los chicos, un nuevo tipo penal por la tecnología y que tenía como víctimas a lo más preciado que tenemos que son los pibes.

 

Conformé un equipo interdisciplinario y se forma Grooming Argentina y empezamos a visibilizar esto y hablar de esto hace 4 años y nos cuesta muchísimo, nos costó muchísimo instalar la problemática porque estamos viviendo cambios culturales, y desinstalar esto de que a mí no me va a pasar nunca o no hablarlo porque es un tema tabú,  y romper con todo eso. Hoy pensar que en Argentina tenemos una institución que se dedica netamente a esto, entiendo que no hay otra similar a nivel mundial, que investiga mucho y que específicamente trabaje la problemática de grooming y por eso somos referencia a nivel Latinoamérica y Europa. Estamos trabajando con organizaciones de España para capacitarlos al igual que en Paraguay y Bolivia, generando algo interesante en la sociedad.

 

  • En qué situación estamos en cuanto a legislación y judicialmente frente a estos delitos nuevos por llamarlos de laguna manera. Existen vacíos legales?

 

Vacíos legales no hay porque tenemos una norma, una ley desde el 2013. Nosotros tenemos una postura crítica frente a esa norma. La Argentina a nivel judicial, aun no se encuentra preparada frente a los desafíos que plantean los delitos informáticos, si bien se está avanzando mucho, no tenemos todavía la generación de conciencia en el mundo adulto que nosotros planteamos. El mundo adulto incluye fiscales y jueces y la transformación que estamos viviendo hacia lo digital todavía no llega a algunos sectores de la justicia, por eso nosotros estamos capacitando a los distintos actores y operadores judiciales.



En relación a la norma 26904, creemos que es subjetiva, desde el punto de vista de aplicación penal. Creemos que es una norma ambigua, la realidad es que estamos esperando el tratamiento de la reforma del código penal, en la que la comisión está trabajando en todo el código penal y la cuestión de fondo. Luego conocer la redacción de los textos para poder dar nuestra mirada que seguramente será tenida en cuenta porque somos vpz autorizada en esto.

 

  • Qué se aconseja a los adultos con respecto a la exposición de los chicos a las redes sociales o aparatos tecnológicos?

 

En primer lugar, se debe tener un criterio muy fino a la hora de darles esa responsabilidad a los chicos. Lo que nosotros decimos es, que no se debe ir por la prohibición, pero si darse cuenta, que el adulto concibe internet como  espacio de divertimento, esparcimiento, donde el chico está tranquilo mientras los adultos hacen otras cosas y la realidad es que eso contribuye a un impacto negativo no solo en lo cognitivo sino en el desarrollo de experiencia de vida. La Organización mundial de la salud, incluyó a las nuevas tecnologías como una nueva forma de adicción, el Ministerio de Salud de la nación relevó un dato desesperante, para el 2020 el 30% de los niños sufrirá de miopía debido a la exposición a las pantallas, el tema de la hipersexualidad, de la idealización, del contenido y alcance a contenidos nocivos. Sin duda es una herramienta, fabulosa, que modificó la vida de todos, pero del otro lado de la balanza hay aspectos muy negativos que están exponiendo a los chicos a sufrir muchas cosas relacionados a esto que se plantea.

 

Un chico que tiene una cuenta en una red social es porque previamente hubo una decisión de un adulto que permitió eso y creo que esa decisión hay que elaborarla mucho mas profundamente. Realmente un pibe a los 9, 11 años, necesita un celular? Creo que hay que detenernos a plantearnos todas esas cosas, sin permitir que la tecnología nos lleve puestos. Creo que no nos tomamos tiempo para decidir con criterio, argumento y con mirada de daño y desde ese lugar es que nosotros llamamos a reflexionar.

 

  • Cuáles son las alarmas que se pueden percibir si un chico puede estar siendo víctima de grooming?

 

Hay indicadores específicos como estar conectados hasta altas horas de la noche, nervios al recibir mensajes en cualquiera de los dispositivos, la insistencia de querer conectarse, más aun si hay algún régimen de conectividad intrafamiliar, sin duda, son algunos indicadores de la problemática. El valor agregado que propone Grooming Argentina, no es solo el abordaje de la problemática desde la promoción y prevención, sino sobre la asistencia y representación de las víctimas en todo el país.

 

 

  • Cómo se hace para hablar del tema, controlar el uso, sin esto que está muy impuesto sobre el respeto a la privacidad sobre todo en edad adolescente?

 

Una cosa es respetar y no invadir la privacidad y en esto nosotros tenemos una postura asumido porque decimos que supervisar el uso de redes sociales de los chicos, no es invadir la privacidad. Marcamos y fijamos postura. Hay que entender que en internet, lo público y lo privado no existe. A contraposición de esto, decimos que el control desde lo técnico nunca alcanza. Nunca vamos a saber qué es lo que están haciendo nuestros chicos, porque el adulto piensa que por tener al hijo de amigo en facebook, lo tiene medianamente monitoreado y los chicos pueden tener varias cuentas, muestran lo que quieran y saben anular lo que ven su mamá y su papá y el adulto eso no lo sabe y los chicos llevan mucho campo al adulto, tienen esa habilidad, manejan esa destreza, donde tienen esa información pero carecen de la percepción de riesgo y es ahí donde el adulto no le puede transmitir valores porque ante el cambio de paradigma, el adulto siente que se quedó afuera y el pibe eso lo recepciona y hace que  a la hora de confiar, no va hacerlo en el adulto responsable porque la distancia generacional le genera la tensión porque dicen que mamá o papá no lo pueden ayudar porque no entienden. Ese es el cambio cultural que estamos atravesando y que nos va a llevar mucho tiempo revertirlo.

 

Nos preocupa muchísimo y lejos de caer en la psicosis y de alarma colectiva, salimos a plantear la preocupación y tomar posicionamiento.

 

 

  • Qué hacer si advertimos que hay una situación de grooming?

 

Grooming es la nueva modalidad del abuso sexual infantil y desde Grooming Argentina entendemos que la única herramienta e instrumento que va a romper con esa esfera privada que mantiene el adulto con el pibe, es la denuncia y se pasa a la esfera pública. Desalentar la venganza por mano propia e incentivar la denuncia. Los casos no se judicializan y hay que fomentar que se radique la denuncia. Es un delito de acción pública a diferencia de la mayoría de los delitos contra la integridad sexual y de oficio el estado lo puede perseguir. No escrachar como método de denuncia y la sociedad, muy de a poco va ir interpretando y corrigiendo a la hora de lo digital.

 

  • Qué tan preparadas están las Comisarías sobre el grooming?

El desconocimiento es generalizado. Siete de cada diez argentinos desconocen la problemática del grooming y eso incluye, comisarías, fiscalías, colegios. Es un desafío muy grande, por eso es mucho el trabajo que venimos haciendo en 19 provincias con más de 200 voluntarios y con mucha determinación y vocación de trabajo estamos instalando ésta problemática y haciendo que se pueda hablar de esto. Venimos hace 4 años, pidiendo que nos acompañen porque nos cuesta mucho trabajo porque estamos solos como lo venimos haciendo. Hay que visibilizarlo y comprometer a los distintos actores de la sociedad y pensar y reflexionar todos juntos.

 

 

  • Qué hacemos si vamos a denunciar y nos encontramos con desinformación sobre el tema o no saben qué hacer. Qué debemos exigir o hacer saber?

 

Le tienen que explicar al funcionario que toma la denuncia, que esto es un delito y es el deber de todo funcionario que ante la comisión de un delito es su deber denunciar y si o si deben tomar denuncia y no nos podemos ir de la Comisaría sin la denuncia. Es el artículo 131 del Código penal, que constituye un delito en nuestro país el grooming y es obligación que nos tomen la denuncia.

 

LINEA de WHATSAPP de GROOMING ARGENTINA que opera las 24 horas 1124811722.

 

Para cualquier inquietud, saber sobre los talleres en colegios, capacitar al mundo adulto en donde se los requiera, se pueden contactar a ese teléfono y se pondrán a disposición.

 

 

Finalmente, Navarro subraya “Que sepan que no están solos, que tenemos un equipo interdisciplinario a disposición y los vamos a acompañar en todo el proceso”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *