Estás leyendo

Cristina quiere saber quién filtró las imágenes de su mudanza

Tapa-ultima-edicion-de-noticias

 

 

Tras las fotos y el video publicado por NOTICIAS, buscan a los “culpables”. El enojo de CFK.

 

 

 

 

En la Quinta de Olivos también ayudaron a que se agoten los ejemplares de NOTICIAS. El sábado pasado, cuando la publicación ya estaba en los kioscos, las autoridades de la residencia presidencial se desesperaron y mandaron a un empleado a comprar una decena de revistas. Querían saber qué fotos se habían publicado de la mudanza de Cristina Kirchner y su familia dentro de la Quinta de Olivos.

 

 

 

 

Las imágenes despertaron una feroz caza de brujas dentro de los muros de la residencia. Las autoridades de Olivos están desesperadas por encontrar al culpable de las filtraciones.

 

 

 

 

El lunes 13, cuando la mayoría de los empleados se reincorporaban a las tareas, la intendenta de Olivos Mónica Hirschler, dejó trascender que personalmente se iba a encargar de encontrar al “traidor”. La tensión que se generó fue tremenda y hubo escenas dramáticas. Uno de los empleados que custodiaba el lugar donde se embalan y apilan los bultos de Cristina puso su renuncia a disposición luego de que lo señalaran como uno de los sospechosos.

 

 

 

 

El salón de convenciones ya casi no tiene movimientos. Hace 10 días la habitación de cuatro metros por cuatro donde se guardan los objetos tenía vida propia. Los empleados embalaban y apilaban las cajas con las pertenencias de la familia presidencial. En esa habitación había de todo: sillones, lámparas, almohadones, televisores LCD, microondas, telas, pieles y muchos cuadros y obras de arte. La mayoría de los bultos viajan en cajas al Sur, a Río Gallegos y El Calafate donde Cristina pasará mucho tiempo cuando deje el Gobierno el 10 de diciembre. Otras van a la nueva casa de Florencia. La habitación de la polémica está ubicada dentro del centro de convenciones, donde Cristina dio en el 2008 su única conferencia de prensa para los medios luego de que asumiera Sergio Massa como jefe de Gabinete. Está, además, frente al edificio llamado “Huéspedes A”, donde aún vive Florencia, y separado del microcine y el gimnasio de Olivos por una calle interna.

 

 

 

 

Tras las revelaciones de esta revista, la mudanza se paralizó. No se embalaron más cajas y las camionetas Mercedes-Benz Sprinter blancas dejaron de salir de madrugada con los objetos de Cristina y su hija.

 

 

 

 

La intendenta Hirschler fue la encargada de contener la furia de Cristina que no podía entender cómo se habían filtrado imágenes del interior de Olivos con sus pertenencias.

 

 

 

Uno de los encargados de salir a hablar de la mudanza fue el jefe de Gabinete. En una entrevista radial le preguntaron si Cristina se estaba mudando y qué pensaba de esos preparativos. El verborrágico Fernández quiso desmentir la información, pero en una pirueta digna de un acróbata terminó confirmando todo. “Es mentira”, respondió cuando le preguntaron acerca de la mudanza de la Presidenta, pero luego se desdijo: “Son cosas personales que seguramente deben estar sacando, poniendo. Pueden estar circunstancialmente en ese lugar porque hace doce años que vive ahí, es su residencia. Las puede mandar a su casa en el Sur, pero no porque esté haciendo movimientos de esa característica que no tiene ninguna necesidad de hacerlo en este momento”.

 

 

 

 

 

 

El jefe de Gabinete hasta se enojó con esta publicación. Dijo que habían intentado instalar la idea de que Cristina se estaba robando objetos de la Quinta. Lo cierto es que en las imágenes se ven cuadros y obras de arte que si fueron comprados por la Presidenta deberían estar informados en su declaración jurada de bienes ante la Oficina Anticorrupción. Y si hubieran sido regalos, la Presidenta estaría incurriendo en un delito. El artículo 18 de la Ley de Ética Pública les prohíbe a todos los funcionarios recibir regalos. Y solo hace una excepción con los obsequios de cortesía diplomática. Pero en ese caso se tienen que registrar, inventariar y entregar para que se conviertan en patrimonio del Estado. “Alguno se animó a decir que sacaban cosas, como si no estuvieran inventariadas, una estupidez como tantas para agraviar a la Presidenta”, dijo Aníbal. Nunca mostró el registro de los objetos.

Mal humor. El ambiente en Olivos es irrespirable por estos días. Los empleados hablan de las fotos y la persecución para buscar a los culpables. Pero más allá de las imágenes, lo que más les molestó a las autoridades de la Quinta oficial fue elvideo donde se ven los detalles de todo lo que atesora la familia presidencial y que fue subido a la página web de NOTICIAS.

 

 

 

 

 

El retraso en el traslado de los bultos complicó los planes de Florencia de mudarse a su nuevo hogar. En agosto será madre y desde hace un tiempo está terminando de armar y decorar un departamento en la zona de Congreso junto a su novio Camilo Vaca Narvaja. Los empleados de Olivos tuvieron que ir hace unas semanas a la propiedad en la que vivirá Florencia para poner a punto todo. Revisaron las instalaciones eléctricas y pusieron a punto los aires acondicionados. El novio de Flor e hijo del ex líder Montonero Fernando Vaca Narvaja ya se ganó un lugar en la familia presidencial. Suele ir a cenar varias veces a la semana a Olivos y comparte la mesa con la Presidenta y Florencia.

 

 

 

 

Cristina sabe que deberá dejar el poder y la Quinta de Olivos en pocos meses. La mudanza está en marcha. Y la caza de brujas también.

Articulos relacionados

Dejar un comentario