Cómo influye la tecnología en el deporte

Pensar en todos los cambios que tuvo un deporte nos traslada a las primeras instancias donde este fuera practicado: esos primeros partidos de fútbol con reglas oficiales en la Inglaterra de 1863, cuando se picó una pelota de básquet por primera vez en una escuela estadounidense, e incluso esas pruebas de resistencia que eran las maratones de los primeros Juegos Olímpicos modernos en 1896.

Todos los cambios que ocurrieron desde ese punto hasta el presente fueron producto de modificaciones en los reglamentos para que más personas pudieran practicarlos y por la aplicación de distintas tecnologías que permitieron mejorar la experiencia de los deportistas y sus entrenadores.

La importancia de los datos

Hasta no hace mucho, los datos de los integrantes de un equipo solo servían para las conversaciones de café, como apoyo para los comentaristas deportivos o para tener en cuenta cómo armar el equipo de alguna “liga de fantasía”. Sin embargo, en los últimos años la importancia de esta información se volvió crucial para los planteles a la hora de comprar o vender jugadores. En la película Moneyball, el personaje de Brad Pitt arma un equipo de baseball en base a las estadísticas de los jugadores en temporadas anteriores. La trama está basada en la historia real del manager de los Oakland Athletics y en cómo utilizó el análisis estadístico de los jugadores para armar el equipo en la temporada 2002-2003. Empresas dedicadas íntegramente al análisis de datos deportivos proveen información a franquicias o equipos, generando un campo laboral que no existía hace unos años. La importancia de esta información es tal que en Estados Unidos crearon una liga de Fútbol Americano basada en estos datos.

Segunda Piel

Cuando Jesse Owens ganó cuatro medallas de oro en los Juegos Olímpicos de 1936 no sólo fue un triunfo en contra del racismo y la xenofobia del nazismo, también fue la primera vez que Adi Dassler consiguió que el mundo viera a un atleta ganando con su calzado. Dassler fundaría Adidas en 1949 y a partir de ese momento, la “marca de las tres rayitas” se convertiría rápidamente en la empresa más importante de indumentaria deportiva por su dedicación a implementar tecnología para impulsar la competencia en el deporte. Estos cambios están pensados para que los deportistas no tengan que pensar en qué llevan puesto y se concentren en el entrenamiento y la competencia. Es verdad que una camiseta cuya tela permite mejor flujo de aire, una zapatilla que de un mejor control de tracción o una pelota menos pesada no hacen que un jugador sea mejor, pero hacen que el deporte sea más dinámico y nuevos récords puedan ser batidos.

El futuro

Los avances tecnológicos en los últimos años han sido tan significativos que es difícil pensar cómo va a afectar al deporte en el futuro. Es probable que, en 20 años, el deporte tal como lo conocemos sea similar en cuanto a reglamento, pero diferente en la manera en que lo practicamos o vemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *