Cirujanos de prestigio realizan un posgrado en Harvard desde Chivilcoy

Diversos cirujanos argentinos de prestigio se reunieron en Chivilcoy para llevar a cabo un posgrado en la Universidad de Harvard de manera virtual. Los doctores habían asistido a parte del curso de manera presencial y realizaron la última fase desde nuestra ciudad.

En La Gaceta hemos hablado en varias ocasiones sobre la formación online y los cursos a través de internet, que cada día están más solicitados. Pues bien, en la actualidad, algunos de los centros de estudio más prestigiosos del mundo ya ofrecen su formación, o parte de ella, a través de plataformas digitales.

Un buen ejemplo de ello lo constituyen este grupo de médicos, congregados por Juan Larrañaga, un chivilcoyano que se convirtió en el motor de la idea y que, junto a otros cirujanos de diferentes especialidades, decidieron llevar a cabo parte de su posgrado en Havard desde Chivilcoy.


Este hecho se convierte en un hito importante para nuestra ciudad, puesto que, desde un punto de vista técnico y logístico, nos hemos convertido en el emplazamiento donde ha tenido lugar esta importante capacitación, avalada internacionalmente.

Que se estén produciendo situaciones de este calado evidencia la tendencia digitalizadora que estamos viviendo en todos los ámbitos de manera generalizada. La digitalización de las instituciones y de las empresas era un fenómeno que llevaba ocurriendo desde hace años, pero durante los últimos meses, debido a las circunstancias internacionales, se ha acelerado drásticamente.

El desarrollo de una plataforma digital ya no es una cuestión que solo ataña a grandes empresas o a compañías que focalizan su actividad en productos o servicios relacionados con el entorno virtual o con internet. En la actualidad, la obligación de digitalizar al menos parte de las empresas se extiende a prácticamente cualquier tipo de actividad comercial.

De hecho, la tendencia empresarial de los últimos años ha estado muy condicionada por esta implementación tecnológica, y las pequeñas compañías pueden aprender mucho de cómo se han ido digitalizando otros sectores. Un claro ejemplo de ello lo encontramos en los juegos de casino, desde máquinas tragamonedas a casinos completamente digitalizados como VegasSlotsOnline, la oferta es prácticamente inabarcable. Cuando sectores como el juego dieron el paso de digitalizar su oferta no solo proporcionaron una alternativa a los usuarios frente a los establecimientos físicos, sino que consiguieron convertir sus servicios digitales en líderes de un sector que actualmente se erige como una de las alternativas de ocio más escogidas por los usuarios.

De igual forma, hemos visto como otros sectores no solo compatibilizan el formato físico con el digital, sino que han convertido el formato virtual en el único formato que usan la mayoría de usuarios. Un claro ejemplo de ello lo encontramos en Spotify, que ha superado los 345 millones de usuarios recientemente, y se ha convertido en la aplicación para escuchar música por antonomasia. De hecho, a excepción de unos pocos melómanos, la mayor parte de mortales nos hemos olvidado prácticamente por completo del formato físico cuando hablamos de música.

Por último, en una línea muy similar a la música, el contenido audiovisual ha encontrado su soporte virtual en plataformas de vídeo bajo demanda, como Netflix, HBO, Disney +, Movistar + o Apple TV +. Mientras que los vloggers (personas que crean contenido audiovisual a modo de blog) han encontrado su hogar en YouTube. Nada menos de 2.000 millones de usuarios inician sesión cada mes para ver vídeos en YouTube, convirtiéndola en la plataforma de vídeo gratuito de referencia, muy por encima de sus principales competidores.

Las instituciones educativas, aunque de una manera menos acelerada, también han formado parte de este proceso de digitalización. La enseñanza está cada día más ligada a los contenidos online, a la formación semipresencial o a distancia y la facilidad que esto proporciona a los estudiantes para que puedan gestionar mejor su tiempo en la frenética sociedad de consumo en la que vivimos.

Por supuesto que la educación, especialmente la de carácter público, difícilmente puede competir con las implementaciones y las inversiones en investigación y desarrollo que llevan a cabo las compañías privadas, que focalizan, además, este tipo de inversiones en la obtención de un beneficio mayor a corto o medio plazo. Sin embargo, la implementación digital ya forma parte inherente de la educación superior, tanto en el ámbito público como en el privado, aunque en grados diferentes.

Durante los próximos años, bien seguro, veremos cómo esta tendencia se generaliza todavía más en lo público. En el ámbito privado ya estamos viviendo la consagrando de las plataformas digitales como la principal alternativa educativa por diversos motivos que, además de la practicidad mencionada, tienen que ver con la optimización de los recursos y del tiempo, tanto de docentes como de otras figuras laborales dentro de los centros de estudio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *