Estás leyendo

Carnes, frutas y verduras:variación de precios y recursos de los comerciantes

1910052_498931773612742_6740474367541667087_n

 

Marcelo es propietario de la carnicería ubicada en Avenida Bernardo de Irigoyen 335, a quien fuimos a consultarle por la variación de precios, los recursos para atraer a los clientes y las estrategias para vender carne de calidad a un precio accesible.

 

Marcelo indica “La carne aumentó un 35% y 50%  y bajó después un 10%, es decir, nada. Mucha gente se tira para el lado de consumir más pollo, entonces uno tiene que buscar cosas para ofrecer de ese producto. La realidad es que para la mayoría de la gente hoy consumir carne o pollo, sigue siendo caro. La gente compra de otra forma y lo justo y necesario. Los que llevaban un kilo de carne picada o un kilo de milanesas, se llevan medio kilo ahora. Un kilo de milanesas, sale 100 pesos y uno entiende que es caro”.

 

Consultado, por el resultado de las fiestas de navidad y año nuevo, Marcelo explica “Fue muy bravo, porque la realidad es que la gente no tiene plata como para decidir por lo que quiere hacer, si no por lo que le alcanza con la plata que cuenta. Existe la compra diaria, no se hace más la compra de la semana, quincena o mes, yo tengo un solo cliente que hace esa compra en gran cantidad, la mayoría de la gente, compra para el día. Está muy complicado, por eso compran lo que consumen en el día”.

 

En cuanto al precio de un asado como para 4 personas, el gasto calculado por Marcelo es de 200 o 300 pesos incluyendo carne, chorizo y morcilla.

 

Marcelo recurre a la buena atención, a prestar atención en cuanto a los gustos y ofrecer carne de buena calidad a precios accesibles. Además ofrece milanesas listas para freir tanto de pollo como de carne y sorprende a sus clientes con matambres, panceta, etcétera.

 

CZpj1ZlXEAAIM8C

 

Gabriel, es propietario de “Verdulería y Frutería Toto”, ubicada en Avenida Bernardo de Irigoyen 268, entre Yapeyu y Salta.

Consultado por las variaciones de precios y la situación con respecto a este rubro, Gabriel indica “Con respecto a los precios, uno pensaba que luego de las fiestas, los precios iban a bajar como ha pasado en otros años y la verdad es que no fue así. La fruta con carozo subió bastante. Uno puede vender fruta mas barata, pero la mitad la tenés que tirar y no me gusta trabajar así. Yo prefiero que sea un poquito más cara, pero vender de buena calidad”.

 

En este sentido agrega “Con las inundaciones nos vemos afectados también. Las inundaciones impactan en los precios de la verdura y fruta y el que más se lleva es el intermediaria. La jaula de lechuga la estamos pagando 200, cuando 15 días atrás la pagábamos 100 pesos y hay que decir que Argentina es productora, si tuviéramos que importar la historia sería mucho peor. Hay que recorrer las quintas, no rinde comprar en Buenos Aires porque te cobran por bulto unos $70. En este rubro uno sabe, que hasta marzo, abril, la situación no se normaliza”.

 

Gabriel sabe lo difícil que es mantener un negocio compitiendo con grandes cadenas o supermercados. “Antes un verdulero vivía bien, hoy tenés que rebuscártela y encontrarle la vuelta. Hoy la gente compra lo que consume en el momento. La gente te pide medio morrón, dos naranjas y una planta de lechuga, no se llevan mas kilos de distintas frutas”.

 

Con respecto a sus recursos, Gabriel sostiene que los clientes son difíciles de ganar y hay que mantenerlos y para eso recurre a la buena calidad de los productos y la buena atención.

Articulos relacionados

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: