Estás leyendo

Assef, Diputado Fte Renovador , reclamó por los años de obras en rutas incumplidas “Esto tendría que ser autopista”

RUTA5 (1)

 

 

Señor Presidente:

 

 

“¡ESTO TENDRIA QUE SER AUTOPISTA!” Este es el pensamiento de cada conductor que maneja en la Ruta Nacional N° 5. Es evidente que desde la construcción de la carretera en la década del ´40 del siglo pasado, el parque automotor ha crecido geométricamente. Sin embargo entre Mercedes y Bragado es una ruta de dos manos, el estado de las banquinas no es el adecuado, ya que se hallan sin asfaltar y con notorios desniveles.

 

 

 

LAS HUELLAS MARCADAS por el exceso de carga (sin control) de los camiones que la transitan se llenan de agua cuando llueve, favoreciendo el aqua planing.

 

 

 

NO EXISTEN ZONAS DE SOBREPASO, es decir hacer doble carril en un sentido para pasar vehículos lentos, sin la necesidad de cruzar de carril.

 

RUTA41

 

La última renegociación del contrato de concesión entre el gobierno nacional y la empresa H5 SA establece que se construirá la autovía solo hasta Chivilcoy, entre 2013 y 2017, sin embargo al presente mes de mayo de 2015 no hay novedades de relevancia al respecto.

 

 

 

En 2013 murieron 22 personas por día en las rutas de nuestro país, según la entidad Luchemos por la Vida. Y un tercio -casi 2460 personas- murió en las rutas que atraviesan la provincia de Buenos Aires.

 

 

 

 

En 2008, la ruta 5 fue concesionada por el gobierno nacional a la empresa Homaq SA, que creó el Ente Concesionario H5 SA, mediante el decreto PEN 866/08.

 

 

 

 

Puntualmente, la concesión impone el mantenimiento de 30 km. de autopista entre Luján y Mercedes -aún no terminada- (a pesar que lleva 20 años de tareas), la construcción de 100 km. de autovía entre Mercedes y Bragado, y la construcción de banquinas pavimentadas entre Bragado y Carlos Casares. La inversión fue estimada en $ 1.030 millones, y el plazo de concesión era 30 años.

 

 

 

A siete años de iniciada la concesión, el avance de las obras es mínimo y, entonces, varias agrupaciones de ciudadanos que bregan por mejorar el estado de la ruta 5, consiguieron que, en 2013, el Defensor del Pueblo de la Nación solicitara al Poder Ejecutivo Nacional la rescisión del citado contrato debido a su incumplimiento, y la suspensión temporal del cobro de peaje en las tres estaciones (Olivera, Gorostiaga y Nueve de Julio) basándose en la idea de que no se estaban realizando las obras de infraestructura vial para las cuales se cobraba.

 

 

 

 

Si bien el gobierno nacional no admitió los pedidos del Defensor del Pueblo, en abril de 2013, renegoció los términos de la concesión, a través de la resolución 842 de la Dirección Nacional de Vialidad. Según lo informado en ese momento por esta dependencia, el contrato renegociado fija un plazo de cuatro años, acorta la construcción de autovía y establece el siguiente plan de obras:

 

 

 

– Agosto de 2013: reconstrucción de calzada en trazado existente, entre kilómetros 74,30 y 85,65. Plazo de obra: ocho meses. Monto: $ 74 millones.

 

 

 

– Setiembre de 2013: autovía Mercedes-Suipacha (entre kilómetros 97,30 y 126,1). Plazo de obra: 36 meses. Monto: $ 478 millones.

 

 

 

– Abril de 2014: autopista conexión Acceso Oeste – autovía Luján-Mercedes. Plazo de obra: 18 meses. Monto: $ 285 millones.

 

 

 

– Diciembre de 2014: autopista Suipacha – Chivilcoy (entre kilómetros 126,1 y 156). Plazo de obra: 30 meses. Valor: $ 502 millones.

 

 

 

Es decir, la autovía solo llegaría hasta Chivilcoy. En el resto de la ruta 5 se harán obras de bacheo, mejoras de calzada y banquinas, repavimentación, repintado de señales horizontales y mejoramiento de señales verticales, que se iniciarán entre agosto de 2013 y marzo de 2014, durarán 18 meses y el monto total invertido será $ 223,5 millones.

 

 

 

Es forzoso decir que los plazos, las obras y las promesas no se han observado en absoluto. Tal es así que Carlos Alberto Mosso, líder de la Unión de Usuarios Viales (UdUV), de la ciudad de Mercedes, cuenta que “también, el equipo gerencial de Homaq SA/H5 SA fue reemplazado por los gerentes de la empresa Rovella Carranza SA, que maneja la autovía Buenos Aires – Los Andes (ruta nacional 7).

 

 

 

Pero, enfatizamos, no se cumplieron los plazos fijados: lo que se está haciendo ahora es lo que se tenía que empezar en agosto de 2013″. La UdUV fue creada hace cuatro años, está integrada por representantes de 60 partidos bonaerenses, y se ocupa del control de las rutas nacionales y provinciales que atraviesan la provincia.

 

 

 

También es dable solicitar, que las balanzas emplazadas en la ruta funcionen correctamente y que se instale una base de seguridad vial en Gorostiaga, para controlar la velocidad de los vehículos, ya que los accidentes no solo se deben al mal estado de las rutas sino, también, a la imprudencia de los conductores.

 

 

 

Recordemos que la transformación en autovía fue impulsada por el ex presidente Néstor Kirchner en 2006, hoy quedó en la nada. La empresa concesionaria rescindió su contrato y dejó la obra de la autovía incompleta. Mientras tanto, la Ruta 5 es sinónimo de colapso y accidente.

 

 

 

 

La obra, que se basaba en la construcción de la autovía que unía Luján con la localidad de Carlos Casares, fue proyectada por la empresa Homaq SA, dentro del Régimen Nacional de Iniciativa Privada, aprobado por el Decreto Nº 966/05. Durante un acto en Luján, Kirchner le transfirió a su ministro de Planificación, Julio de Vido, el deseo de que se avance con el proyecto en su totalidad.

 

 

 

 

La obra incluía la construcción, el mantenimiento, la administración y la explotación de un tramo de Ruta Nº 5, comprendido entre las ciudades de Luján y Carlos Casares. Entre otras cosas, contemplaba la realización de una autovía entre Mercedes y Bragado, la construcción de rotondas y colectoras pavimentadas y una variante de 10 kilómetros en la localidad de Chivilcoy, con una inversión de 1.030 millones de pesos.

 

 

 

Sin embargo, sobre la construcción de 251 kilómetros de ruta de doble mano que contemplaba el proyecto, apenas se construyeron menos de la mitad. La única etapa que se cubrió, pero a medias, ya que no se hizo la conexión con la Autopista del Oeste, es la que unió Jáuregui con Mercedes.

 

 

 

El Gobierno nacional implementó un nuevo sistema de concesiones viales para aplicarlo a las rutas con peaje. El Occovi licitó diversas obras para la ruta nacional, incluyéndose entre ellas el mantenimiento de la autopista Luján – Mercedes, la construcción de una autovía entre Mercedes y Bragado y la construcción de banquinas pavimentadas entre Bragado y Carlos Casares.

 

 

 

 

En aquella oportunidad, desde Nación se afirmó que la obra iba a significar conectividad productiva a la región. A pesar de ello, la modernización de la ruta Nº 5 no se concretó.

 

 

 

Una autopista necesaria: la Ruta Nacional N° 5 se extiende por 545 kilómetros y une las provincias de Buenos Aires con La Pampa. Atraviesa los partidos bonaerenses de Luján, Mercedes, Suipacha Chivilcoy, Alberti, Bragado, Nueve de Julio, Carlos Casares, Pehuajó, Trenque Lauquen, Pellegrini y los departamentos pampeanos de Catriló y Capital y se ha convertido en una de las rutas donde más accidentes se han producido en los últimos tiempos.

 

 

 

 

Muchos son los vehículos y transportes que transitan diariamente y provocan su colapso. Por lo tanto, la autopista es fundamental para descomprimir el tránsito.

 

 

 

La Ruta 5, entre Suipacha y Bragado es una de las rutas con más accidentes del país, es cuestión de transitarla para darse cuenta de lo colapsada que está. A mi juicio, se ha convertido en la nueva Ruta 2. La época más compleja es cuando se lleva a cabo la trilla, donde la gran cantidad de camiones que transitan por la ruta generan su colapso.

 

 

 

La construcción de la autopista es una infraestructura que al Estado le ha parecido que no es tan urgente, hoy lo que nos perdemos de autovía se traduce en tiempo de la gente de trabajo y vidas de los ciudadanos que circulan por allí.

 

 

 

Por ello es necesaria la construcción de la autovía, para aliviar el tránsito, ordenarlo y cooperar para evitar los reiterados accidentes. En la región involucrada se realizaron varias reuniones pero nunca se avanzó sobre el tema y todo debe volver a comenzar.

 

 

 

 

El bloque parlamentario UNIR-Frente Renovador ha presentado como antecedente el expediente 2591-D-2015, mediante el cual se procedió a SOLICITAR AL PODER EJECUTIVO DISPONGA LAS MEDIDAS NECESARIAS PARA LA CONSTRUCCION DE LA AUTOVIA EN LA RUTA NACIONAL 5 ” INGENIERO PEDRO PETRIZ “, EN EL TRAMO COMPRENDIDO ENTRE LAS CIUDADES DE MERCEDES Y BRAGADO, PROVINCIA DE BUENOS AIRES.

 

 

 

No obstante, dicha resolución no es suficiente para dar una salida totalizadora al estado de la Ruta Nacional N° 5. Tal como pensamos para las Rutas Nacionales 7 y 8, las cuales pedimos se declare en emergencia bianual mediante los expedientes 4028-D-2015 y 4027-D-2015.

 

 

 

 

Desde el Congreso corresponde acometer sin demora las obras prometidas. Sobre la necesidad de la ruta no hay dudas; pero hasta el presente sólo se ha cernido sobre la misma un interrogante quién la va a hacer y cuándo. Aquí ofrecemos una norma específica y acorde a las exigencias de los usuarios de esta vía de comunicación.

 

 

 

Por lo expuesto, solicito el acompañamiento de mis pares a fin de aprobar la presente iniciativa.

 

 

Dr. Alberto Asseff

Diputado de la Nación

Articulos relacionados

Dejar un comentario