Alertan por un peligroso reto viral

Una adolescente falleció en febrero de este año intentando calmar un ataque de ansiedad. A partir de allí, sus familiares buscan concientizar sobre el peligroso desafío viral llamado “chroming”.

Una adolescente de 16 años fue encontrada muerta en el piso de su habitación sosteniendo un desodorante y un paño de cocina, elementos que utilizó para realizar una riesgosa práctica entre jóvenes.

Se cree que la joven sufrió un ataque cardíaco y aunque la muerte fue en febrero, ahora su familia empezó una campaña para concientizar sobre los peligros del “chroming”.


Según revelaron los investigadores, la adolescente estaba acostada boca abajo en su casa en Australia con una desodorante en aerosol y un paño de cocina debajo de ella y se sospecha que realizaba un peligroso desafío viral llamado “chroming”.

La concientización sobre el “chroming”

En los últimos días, Anne Ryan habló sobre la muerte de su hija para advertir a otros padres sobre los peligros del abuso que están haciendo los jóvenes al inhalar estos productos.

“Me despierto, pienso en ella, me acuesto y pienso en ella. Cada día es una pesadilla”, comentó al medio Sydney Morning Herald.

La madre cree que su hija murió del síndrome de muerte súbita por inhalación, aunque el informe del forense aún no fue publicado después de la trágica muerte de la adolescente la tarde del 3 de febrero.

La joven tenía problemas de ansiedad que habían empeorado durante la cuarentena por el Covid-19 y ante esto, se sospecha, intentó calmar un ataque inhalando este producto.

Las señales de advertencia del abuso de inhalantes incluyen: dolores de cabeza frecuentes, usar más latas de desodorante de lo habitual y manchas blancas en paños de cocina o toallas de mano.

Anne busca concientizar para que los padres y los jóvenes aprendan sobre el riesgo a la hora de inhalar, a la vez insiste que el etiquetado de las latas de desodorante establezca claramente los riesgos de que estos productos sean inhalados.

El “cromado se convirtió en un problema tan grande en algunas ciudades que muchas tiendas importantes colocaron sus aerosoles en vitrinas cerradas con llave el año pasado”, afirman medios británicos.

Un maestro de escuela australiano pidió previamente restricciones en la venta de este tipo de desodorante en un intento por acabar con la peligrosa tendencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *